A partir de mañana el Ministerio de Transporte de la Nación resolvió que vuelva a funcionar el servicio de combis y minibuses, en el área Metropolitana

El Ministerio de Transporte de la Nación habilitó para que a partir del martes 5 de mayo vuelvan a funcionar las combis y minibuses dentro del área metropolitana para de esta manera facilitar el distanciamiento social en el transporte de pasajeros y así cumplir con las medidas impuestas por la pandemia de COVID-19.

«Entendemos que es una manera de tener mayor cantidad de oferta y distanciamiento social, por eso establece las medidas en estos servicios“, aseguró el ministro Mario Meoni.

La medida alcanza a más de 2.000 unidades que prestan servicios entre Capital Federal y Gran Buenos Aires. Para la circulación de las combis, la cartera de Transporte establece las siguientes condiciones:

Los servicios deberán prestarse con una ocupación máxima del 60 % de su capacidad para garantizar el debido distanciamiento social.

Será obligatorio que todos los ocupantes del vehículo utilicen un tapa bocas, nariz y mentón.

Cada pasajero deberá portar el certificado que acredite el carácter de trabajador esencial o la habilitación de circulación correspondiente.

Los vehículos deberán retirar las cortinas, visillos y demás elementos de tela que pudiesen retener el virus en su entramado, con excepción de aquellos utilizados en los tapizados de las butacas y laterales.

Además, el Comité de Crisis para la Prevención del Covid-19 para el Transporte Automotor creado por el Ministerio de Transporte de la Nación, elaborará un protocolo específico que deberá aplicar el transporte urbano y suburbano de oferta libre de Jurisdicción Nacional.

El fin de semana largo no impidió que los niveles de movilidad continúen su ascenso en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Durante estos días las autopistas porteñas tuvieron incrementos de hasta el 25% respecto del fin de semana anterior. La congestión de tránsito aumentó un 8% y en los accesos se detectaron subas mayores al 10%.

En el subte hubo un aumento del 12% en los viajes, el tren incrementó sus pasajeros un 24% y la gente que viajó en colectivo subió 30 por ciento.