En cárceles bonaerenses 85 mil barbijos fueron fabricados en un mes y serán repartidos entre los detenidos y el personal de seguridad para hacerle frente al coronavirus.

En doce talleres textiles ubicadas en las cárceles bonaerenses de Olmos, Dolores, Azul,  Los Hornos,  La Plata, Junín,  Saavedra,  Sierra Chica, Campana,  San Martín y  Magdalena; los presos fabricaron 85 mil barbijos en el período de un mes que van a ser distribuidos entre el personal de seguridad, los detenidos y el de salud.

Este emprendimiento nació «como respuesta al plan de contingencia que se elaboró desde la Dirección Provincial de Salud Penitenciaria del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos bonaerense y que busca evitar el ingreso y propagación del coronavirus en los cárceles de la provincia», informó el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB).

Los barbijos fueron confeccionados con -según lo informado por el Servicio Penitenciario de la Provincia de Buenos Aires- en tela de friselina de 60 y 70, doble capa, que cuenta con la certificación de bioseguridad evaluada por el área de Salud Penitenciaria.

Xavier Areses, jefe del Servicio Penitenciario Bonaerense, informó  por su parte que «se seleccionaron los talleres textiles de una manera estratégica, para que la producción pueda ser distribuida con celeridad en las cárceles o alcaldías aledañas».

La Dirección General de Administración se encargó de reunir la materia prima y luego, de contar con las 55 máquinas de coser y bajo «estrictas normas de bioseguridad», se comenzó con la elaboración de los elementos.