Presos de la Unidad 10 de Melchor Romero, desataron un motín sobre los techos de la cárcel para que se les otorguen prisiones domiciliarias, para evitar contagios por coronavirus.

Durante la mañana de hoy en la Unidad 10 de Melchor Romero los presos realizaban hoy una huelga de hambre y protestaban sobre los techos de la cárcel para que se les otorguen prisiones domiciliarias, insumos de higiene y protección para evitar contagios de coronavirus, informaron hoy fuentes del gobierno bonaerense.

Horas de tensión se viven en las cárceles de la provincia de Buenos Aires , luego que se conociera el pasado fin de semana que un preso en la Unidad de Varela diera positivo al  COVID-19.

La protesta estaba encabezada por reclusos que se encuentran a poco de finalizar el cumplimiento de sus condenas, agregaron los voceros, quienes aseguraron que hasta el momento no se registraron lesionados entre el personal penitenciario ni los privados de libertad.

Esa unidad aloja unos 150 internos, con la particularidad de que transitan el último tramo de la pena. Muchos de ellos gozaban de salidas transitorias, pero en el marco de la cuarentena obligatoria el Poder Judicial suspendió esos beneficios para prevenir la propagación del Covid-19, lo que generó el enojo de los reclusos.

«Las autoridades del Servicio Penitenciario Bonaerense se encuentran en el lugar con la intención de dialogar con los internos para que depongan su actitud y canalizar sus pedidos de una manera pacífica», especificaron las fuentes.

El contagio de Julián Arakaki, el primer preso con coronavirus de Florencio Varela condenado a prisión perpetua por matar a su hija hoy internado en el Hospital Interzonal Perón de Avellaneda, encendió las alarmas entre detenidos y penitenciarios, con el Servicio Penitenciario Bonaerense sobrepoblado en su sistema con más de 45 mil detenidos. El virus cambió la dinámica tradicional de las cárceles. Las visitas, por ejemplo, fueron eliminadas por decisión de los detenidos y de las autoridades. Lo que si se les permitió el el uso de celulares por orden de la justicia.

Al confirmarse el caso del primer preso contagiado en la Unidad 42 de Florencio Varela, os presos alojados en otras unidades del complejo escucharon las detonaciones y difundieron los videos. Además, denunciaron que varios detenidos fueron heridos por balas de goma. También hubo incidentes menores en las unidades de Ituzaingó y San Martín.