Los jefes de Gabinete del gobierno nacional, provincial y porteño mantuvieron un encuentro en Olivos para definir cómo continuará la cuarentena luego del 20 de septiembre.

Con seis meses de cuarentena por detrás, y en un día en el cual se conocieron casi 12 mil nuevos casos de contagios de coronavirus, las autoridades de los gobiernos nacional, bonaerense y porteño comenzaron a definir la continuidad del aislamiento obligatorio por la pandemia de COVID-19, durante una reunión en la residencia presidencial de Olivos en la cual se discutió la situación epidemiológica en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

El encuentro se desarrolló ayer desde las 19 horas y fue presidido por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, quien recibió a sus pares bonaerense, Carlos Bianco, y porteño, Felipe Miguel, según informaron fuentes oficiales a la agencia Télam.

Los funcionarios evaluaron la situación sanitaria provocada por el virus tanto en la Provincia como en la Ciudad, y acordaron volver a dialogar este jueves para avanzar en la definición de las medidas que se implementarán en la nueva etapa del aislamiento, que comenzará a regir desde el lunes 21 de septiembre.  

Desde la Provincia de Buenos Aires informaron que la posición ante la próxima fase involucra «continuar lo más parecido posible a la situación actual», al tiempo que la Ciudad trasladó la propuesta de abrir más espacios gastronómicos al aire libre y un plan de regreso a clases en plazas y otros espacios.

Durante la reunión, el jefe de Gabinete porteño planteó la necesidad de «algunas de las reaperturas» que la gestión de Horacio Rodríguez Larreta apunta a implementar desde el lunes, como la posibilidad de abrir los espacios al aire libre de los comercios de gastronomía, como patios y terrazas, según informaron las fuentes. Esta propuesta había sido rechazada semanas atrás por el propio Jefe de Gabinete nacional, quien autorizó solamente la posibilidad de instalar mesas y sillas en el exterior de los locales, sobre veredas y calles.

Al respecto, el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, defendió la idea durante la conferencia de prensa que dio en la mañana del miércoles, al sostener que «el espacio abierto es 20 veces más seguro que el espacio cerrado».  «De nada sirve enojarse con lo que pasa en el espacio público si sucede lo mismo en espacios cerrados», había manifestado el ministro.

Al término de la reunión, Carlos Bianco escribió en su cuenta de Twitter: «Nos reunimos con @SantiCafiero y @FelipeMiguelBA a repasar la situación sanitaria del Amba y analizar la continuación del ASPO. Coincidimos en que hoy más que nunca tenemos que seguir cuidándonos y evitando contagios y fallecimientos».

Una fuente del gobierno bonaerense explicó que la idea para la próxima etapa del aislamiento es comenzar a recorrer un camino hacia la «nueva normalidad» en los próximos 15 o 20 días, con mayores flexibilizaciones y aperturas de actividades. «Esta semana puede haber algunas aperturas puntuales, pero seguiremos en el aislamiento social, preventivo y obligatorio», advirtieron.

Esperanzados con el amesetamiento de los contagios en el AMBA, la idea que manejan en el entorno del gobernador Axel Kicillof es ingresar a un proceso de distanciamiento social y apertura de actividades comerciales y sociales, manteniendo los cuidados bajo estrictos protocolos.