No flexibilizar la cuarentena para evitar el colapso del sistema de salud fue la recomendación de los especialistas al gobernador bonaerense, Axel Kicillof.

Cerca de que finalice el último plazo de la fase actual de la cuarentena, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, estuvo reunido durante más de tres horas con el comité de expertos que lo asesoran y un grupo de 44 intendentes bonaerenses. Ayer, en declaraciones radiales, el ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollan, dijo que a pesar de los 130 días de aislamiento, las camas de terapia intensiva pueden ocuparse en su totalidad para fines de agosto. «Hoy la prioridad es seguir evitando la saturación del sistema de salud», aseguró el funcionario.

Kicillof invitó a una ronda de consultas junto a los expertos que lo asesoran, un grupo de intendentes del conurbano y otro grupo de intendentes del interior para que aporten su mirada sobre la situación epidemiológica en sus municipios, además del cumplimiento del aislamiento y los resultados del plan Detectar.

Frente al escenario que planteó Gollan, los expertos opinaron que la única forma de evitar el colapso es mantener la cuarentena. Eso implica no dar un paso hacia adelante y ni flexibilizar más actividades. Y, si se aplica una mirada más conservadora, retroceder de fase en el conurbano. Dar un paso atrás parece complicado, debido a que la intención del gobierno de Kicillof es coordinar el accionar con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que tiene decidido de mínima estirar la fase actual de la cuarentena y de máxima pasar a la fase 2 y seguir flexibilizando actividades.

«Si en el AMBA seguimos como hasta ahora, para fin de agosto vamos a tener el 91% de las camas ocupadas. La situación es compleja«, enfatizó Gollan durante la reunión. Su mirada recibió el respaldo de la mayoría de los expertos y fue comprendida sin mayores cuestionamientos por parte de los intendentes. Kicillof acompañó esa idea y dejó en claro cuál es su propósito. «Hoy la prioridad es seguir evitando la saturación del sistema de salud», aseguró.

Algunos de los intendentes que formaron parte del encuentro virtual fueron Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas), Mariano Cascallares (Almirante Brown), Fernando Gray (Esteban Echeverría), Fernando Espinoza (La Matanza), Andrés Watson (Florencio Varela) y el presidente de la Cámara de Diputados bonaerense, Federico Otermin, en representación de Lomas de Zamora. También estuvieron el ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollan, su viceministro, Nicolás Kreplac, y la ministra de Gobierno, Teresa García.

Al día de hoy, las camas de terapia intensiva en el Conurbano bonaerense están ocupadas en un 60%. Un número que le permite vivir el día a día sin temores a la administración kicillofista. Sin embargo, el miedo aparece cuando hay una tendencia a que los niveles de contagio crezcan o, en el mejor de los casos, se mantengan.

La cuenta que más siguen en el Ministerio de Salud bonaerense es la de las camas de terapia intensivas: cuántas hay, en qué tiempo se desocupan, cuántas se agregaron, en dónde están ubicadas. Ese monitoreo permanente termina dando al detalle la situación del sistema de salud que, según Gollan, «está muy tensionado«.

Hoy, Kicillof y Rodríguez Larreta se encontrarán en la ciudad de La Plata para comenzar a negociar la próxima fase de la cuarentena. Desde el entorno del gobernador bonaerense dejan entrever que los datos duros muestran que la única salida es mantener la cuarentena. En el gobierno porteño sostienen que la idea «es ponerse de acuerdo», pero que eso no implica «hacer exactamente lo mismo».