Fernán Quirós, advirtió que las medidas de relajamiento del aislamiento en la Ciudad de Buenos Aires podrán echarse atrás, en caso de que la “cuarentena light” no impida un aumento exponencial de los contagios.

Si las personas no pueden cumplir con las actividades seguras y los protocolos, y si la curva empieza a ser acelerada, la semana que viene tomaremos la decisión si sostenemos estas medidas (de apertura de la cuarentena light) o si las tenemos que desandar«, sostuvo hoy en el reporte diario sobre el estado epidemiológico de la Ciudad.

En su evaluación, el ministro Quirós insistió en que al país todavía le queda “por delante una aceleración de la curva de contagios», que estimó para fines de mayo y comienzos de junio, por tal motivo las medidas tomadas de la cuarentena pueden volver atrás.

 Y anticipó que “en el momento en que los casos empiecen a aumentar tendremos que discutir medidas de distanciamiento físico más restrictivas, que es lo que han hecho todos los países para cuidar la salud de la gente”.

“En la medida que veamos que el número cotidiano (de contagios) empieza a tener una dinámica exponencial, en ese momento, le vamos a hablar con toda claridad a la sociedad para contarle lo que está pasando, y le vamos a pedir un nuevo esfuerzo para pasar ese período, que es el más difícil», amplió el titular de la cartera de Salud en la conferencia de prensa.

Esta semana, el gobierno porteño decidió que se retome la actividad de varios rubros comerciales, como librerías, jugueterías, florerías, perfumerías, casas de decoración, entre otros. Además, habilitó las “caminatas recreativas” desde este sábado de sus padres y madres con sus hijos, por el lapso de una hora.

Ayer jueves, en tanto, se estipulaba la reapertura de joyerías, relojerías, bijouterie, mueblerías, concesionarias de autos y motos, y resto de comercios minoristas, salvo indumentaria y calzado. Y a partir del sábado empiezan a funcionar las empresas de mudanzas.

Sobre las salidas recreativas, Quirós defendió la medida como una forma de ayuda a la salud mental y emocional de los niños, pero pidió que haya distanciamiento social entre grupos familiares para que no se agrupen entre sí.

Es decir, evitar el contacto con terceros y otras personas. “Creemos que una caminata entre padres responsables y los niños por una hora, que no sea de interacción social en el público, no le va a agregar riesgo a esto que está pasando en la Ciudad”, planteó.

Quirós anunció que el próximo lunes comenzarán con los hisopados y la investigación epidemiológica en el barrio 21-24 de Barracas y en el lindero Zavaleta. “En términos de testeos vamos a seguir amplificando la estrategia porque eso más el distanciamiento social es lo más importante para disminuir la curva de casos”, aseveró el funcionario.

Más allá de la suba de contagios en la Ciudad, el ministro de Salud porteño aclaró que la aparición de estos casos no está vinculada con la reapertura comercial que comenzó en los últimos tres días, sino que recién se verá su impacto en la semana siguiente. Los casos confirmados de Covid-19 en todo el territorio porteño suman 3.239, con 142 decesos y 808 altas.