La Universidad de Oxford realizó un estudio según el cual comprobó que la aplicación de Dexametasona reduce en un tercio la mortalidad entre los casos más graves de covid-19.

El avance del coronavirus en el mundo no da tregua, y los científicos no descansan en su lucha de encontrar algún tratamiento para mitigar los avances de la enfermedad. Hoy, la Universidad de Oxford publicó los resultados de un ensayo clínico realizado a dos mil pacientes en el que afirman que el esteroide Dexametasona -una droga de bajo costo- reduce en un tercio la mortalidad entre los pacientes más graves de covid-19. «La Dexametasona es el primer medicamento que observamos que mejora la supervivencia en caso de covid-19», indicaron los responsables del ensayo británico Recovery.

Según el estudio, divulgado este martes, el tratamiento a base de dosis bajas de esteroides supone un gran avance en la lucha contra el coronavirus, al reducir el riesgo de muerte en un tercio de aquellos pacientes que se encuentran conectados a ventilación mecánica. Para quienes precisan de un abordaje de la enfermedad con ayuda de oxígeno, el fármaco reduce las muertes en una quinta parte.

La dexametasona es una de las medicinas que se están empleando en el que ya se considera el mayor ensayo clínico del mundo, en el cual se experimenta con tratamientos existentes para otros males con el objetivo de ver si también funcionan para combatir el coronavirus. Según estimaciones de los investigadores, si el fármaco hubiera estado disponible en este país desde el principio de la pandemia, se habrían podido salvar hasta 5.000 vidas.

«Este es el único fármaco hasta la fecha que ha mostrado que reduce la mortalidad, y la reduce de manera significativa. Es un gran avance», afirmó el investigador principal del estudio, Peter Horby.

Rápidamente el Reino Unido anunció que comenzará a suministrar Dexametasona a los pacientes con covid-19. «Estamos trabajando con el Servicio Nacional de Salud para que su tratamiento estándar contra el covid-19 incluya la dexametasona a partir de esta misma tarde», dijo el ministro de Sanidad británico, Matt Hancock.

Para Martin Landray, otro de los científicos involucrados, los hallazgos sugieren que de cada ocho pacientes tratados que precisan de respiración asistida por ventiladores mecánicos, se podría salvar una vida. En cuanto a los que necesitan abordaje con oxígeno, se salva una vida de cada 20-25, agregó.

Cómo funciona la dexametasona

Los pacientes ingresados en centros médicos que necesiten oxígeno o ventilación mecánica son los considerados de alto riesgo, a los que la Dexametasona parece ayudar, según el estudio. Ese fármaco se emplea ya para reducir inflamaciones en el caso de otras condiciones médicas y ayuda, al parecer, a detener parte del daño que se origina cuando el sistema inmunológico se sobreactiva mientras intenta luchar contra el coronavirus.

Según el experimento, la Dexametasona no parece ayudar a personas que presentan síntomas leves de coronavirus -aquellos que no necesitan asistencia para respirar-.

Como se realizó el ensayo clínico

En este ensayo clínico participaron unos 2.000 pacientes de hospitales, a los que se administró la medicina. Su evolución se comparó con otros 4.000 enfermos a los que no se les prescribió el medicamento. Para aquellos pacientes conectados a ventiladores mecánicos, la Dexametasona redujo el riesgo de muerte de un 40 a un 28%, al tiempo que en el caso de los enfermos que precisaron de oxígeno, el tratamiento redujo el riesgo mortal de un 25 a un 20%.

El ensayo comenzó en el mes de marzo y en las pruebas se ha incluido también el producto empleado para tratar la Malaria, la hidroxicloroquina, que sin embargo ahora ha sido desechada ante el temor de que incremente el número de muertes y de problemas coronarios.