La dieta podría tener un papel importante en la gravedad de los síntomas, los veganos y pescetarianos pueden tener menos probabilidades de contraer una infección grave, según una nueva investigación internacional

Una buena dieta podría aliviar síntomas de COVID-19. Desde la llegada del COVID-19, médicos naturistas, licenciados en nutrición, naturópatas se han ocupado en explicarnos como reforzar el sistema inmune desde lo natural, la alimentación sana, y una correcta nutrición. Varios estudios han sugerido que la dieta podría tener un papel importante en la gravedad de los síntomas y la duración de la enfermedad, pero hasta ahora era escasa la evidencia al respecto. Recientemente, la revista BMJ Nutrition Prevention & Health publicó un estudio hecho en varios países, donde todos concuerdan que la dieta es fundamental.

Este estudio reveló que las dietas a base de plantas y o de pescado pueden ayudar a reducir las probabilidades de desarrollar una infección moderada a grave de COVID-19. Los investigadores basaron su análisis en las respuestas de una encuesta entre más de 2.000 médicos y enfermeras con una amplia exposición al SARS-CoV-2, el virus responsable del COVID-19, en Francia, Alemania, Italia, España, el Reino Unido y Estados Unidos.

dieta alimentación sana

Los participantes formaban parte de una red global de profesionales sanitarios registrados en la red Survey Healthcare Globus sobre la investigación del mercado sanitario. Los investigadores utilizaron esta red para identificar a los médicos con alto riesgo de infección debido a su trabajo. Se desarrolló entre julio y septiembre de 2020, se obtuvo información detallada sobre los patrones dietéticos de los encuestados. El estudio también recopiló información sobre antecedentes personales, historial médico, uso de medicamentos y estilo de vida. Las diversas dietas se combinaron en vegetales, pescado y dietas bajas en carbohidratos y altas en proteínas.

Tras tener en cuenta variables como la edad, el origen étnico, la especialidad médica y el estilo de vida (tabaquismo, actividad física), se llegó a la conclusión de que aquellos que consumían una dieta basada en plantas tenían hasta un 73% menos de probabilidad de sufrir una infección por Covid-19 moderada o grave; por su parte, aquellos que seguían una dieta pescetariana tenían hasta un 59% menos de riesgo de enfermedad moderada o grave.

En la otra cara de la moneda, los que consumían una dieta baja en carbohidratos y alta en proteínas tenían casi 4 veces más probabilidades de sufrir una infección moderada o grave que los que serían una dieta basada en plantas. “En seis países, las dietas a base de plantas o las dietas pescetarianas se asociaron con menores probabilidades de COVID-19 de moderado a grave. Estos patrones dietéticos pueden considerarse para la protección contra el COVID-19 severo”, escribieron los autores de la investigación.

La alimentación a base de plantas son ricas en nutrientes, vitaminas y minerales, todos los cuales son importantes para un sistema inmune saludable, mientras que el pescado es una fuente importante de vitamina D y ácidos grasos omega-3, los cuales tienen propiedades antiinflamatorias, subrayan los investigadores.

News Digitales consultó en exclusiva con la Licenciada Georgina Kuttel (MN4974) que lleva 10 años promoviendo, enseñando y dictando cursos de alimentación saludable bajo el lema: “Tu alimento es tu medicamento diario”

Georgina Küttel dieta sana

“Este artículo es muy interesante” dice la licenciada Küttel. “Enseña que nuestra comida cotidiana es la que nos forma los tejidos, el plasma, la sangre, los músculos, el cerebro, la grasa. Todo lo que forma parte de nuestro cuerpo físico de nuestra mente y de los cuerpos sutiles. Se forma en gran parte gracias a lo que ingerimos a lo que comemos” explica Kuttel y agrega: “este artículo habla en especial de alimentación basada en plantas, pero a su vez una persona puede ser vegana o puede ser vegetariana comiendo alimentos industriales, y aun así puede estar mal nutrido”.

“Cuando hablamos de alimentación basadas en plantas, estamos hablando del ingreso a nuestro cuerpo de alimentos puros, que sean lo menos procesados posibles. La naturaleza es sabia y nos regala los alimentos para que nosotros podamos integrarlos a través de nuestra cocina. Estos alimentos naturales como son los cereales, legumbres, semillas, frutos secos, las grasas y los aceites de las primeras prensadas en frío. Obviamente las frutas y las verduras que son claves a nuestra salud y por las fibras que nos aportan, además de vitaminas, minerales y oligoelementos“.

Esas grasas de buena calidad que también forman tejidos y que son precursores de hormonas, van haciendo que nuestro sistema inmunológico pueda estar de una u otra forma. Claro es el ejemplo de las personas que tienen problemas digestivos como constipación crónica o acidez crónica o diarreas o malestar al comer, o que después de comer se quedan con sueño, o con mucha inflamación, o las mujeres que cuando cursan su período tienen muchos dolores menstruales. Eso habla de un estado de malnutrición de la persona”

“Nosotros desde la comida estamos formando la sangre y aunque alguien no sea netamente vegetariano o vegano pero sí, con un predominio de alimentos de origen vegetal, o que el mayor porcentaje de su alimentación incluya vegetales y frutas, es bastante suficiente para comenzar un proceso de cambios en la alimentación. Ahora es fundamental aprender a usarlos, aprender a combinarlos“. Georgina dicta cursos de cocina para llevar a la mesa recetas sanas con el ofrecimiento de la Madre Tierra.

“Hay que aprender a cocinarlos porque no tenemos en nuestra cultura el hábito de usarlos. Por eso es tan típico que una persona vegetariana o vegana vaya al supermercado y se empiece a llenar de harinas refinadas. Muchos vegetarianos consumen quesos y otros lácteos y derivados lácteos. Y el vegano a veces hace abuso de muchas harinas y poca fibra. Hay que hacer también la suplementación como corresponde de la vitamina B12“, puntualizó.

“Hoy hay una vuelta a la medicina ancestral o milenaria como el ayurveda, o la medicina china o el naturismo. Sugiero aprender cómo llevarlo a cabo en el cotidiano y en el diario y que esos nutrientes lleguen todos los días a la mesa. Para no descuidar nuestra salud, para que no nos falten nutrientes. Para así seguir enriqueciendo nuestra vida, nuestro sistema inmunológico que en este momento es clave y además hacer una suplementación como corresponda si estamos atravesando climas de invierno donde no podemos tener exposición al sol, con la vitamina D” finalizó la Licenciada Küttel.