Lo trasladaron en un vuelo de repatriados. El cuerpo del empresario embalsamado que murió por coronavirus llegó el sábado.

El vuelo organizado por la Cancillería Argentina que repatrió a 243 argentinos que se encontraban varados en Estado Unidos , arribó el sábado al país y en forma ilegal trasladaron en una bódega  el cadáver embalsamado de un poderoso empresario de 91 años que falleció en Nueva York de coronavirus.

Curiosamente, la documentación que acreditaba que Elías Masri era portador de covid-19 no había sido presentada.

El 9 de abril, la familia del empresario intentó traer el cuerpo a la Argentina a través la línea aérea Baires Fly . La empresa se comunicó telefónicamente con la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) para conseguir la autorización y, tras una serie de “intercambio informal de documentación” para verificar si estaba todo en orden, quedó frustrada la operación.

Lo que ocurrió fue que el certificado de defunción entregado por la funeraria encargada de embalsamar el cuerpo figuraba que Masri había fallecido por causas naturales, es decir, una muerte no violenta. No obstante, en un reverso de ese documento se precisaba las razones de ese final: “Colapso respiratorio, COVID 19”.

Cabe destacar que no se permite traslados de personas que hayan muerto por una enfermedad infectocontagiosa.

No obstante, el sábado por la noche un vuelo de Aerolíneas Argentinas trajo en su bodega el féretro de Masri, herméticamente sellado, cuestión por la cual desde Salud descartan cualquier posible propagación del virus.

Al recibir el cadáver, los funcionarios de Sanidad de Fronteras de Ezeiza vieron que la documentación no estaba completa. Y al revisar en detalle buscaron las pruebas de aquella primera consulta del vuelo frustrado: la que acreditaba que esa persona había fallecido por el virus.

Un familiar del empresario se presentó en el aeropuerto de Ezeiza pidiendo retirar el cadáver, pero se lo negaron. El féretro quedó aislado en un sector del aeropuerto. Y el Ministerio de Salud formalizó una denuncia judicial en los tribunales federales de Lomas de Zamora.

Voceros de Aerolíneas Argentinas explicaron a Infobae que “el pedido de traslado de un cuerpo” siempre llega a través del consulado del país de origen, no por los familiares. “En este caso, fue por medio del Consulado argentino en Nueva York. De esa manera recibimos la documentación con el certificado de defunción emitido por el Estado de Nueva York y el certificado de la funeraria que consignan el fallecimiento por muerte natural. No había documentación alguna que consignara el fallecimiento por otras causas”, señalaron.

“Por reglamentación interna, Aerolíneas bajo ninguna circunstancia puede trasportar un cuerpo que sea sospechoso de tener una enfermedad infectocontagiosa. Jamás se hubiera podido hacer este traslado si la documentación se hubiera presentado de manera correcta”, afirmaron.

La empresa decidió abrir una investigación interna de la compañía pidiendo “informes para saber si pudo haber habido alguna negligencia por parte de empleados del área de carga de Miami”. “Aunque en principio el personal de la compañía de la sucursal Miami actuó de buena fe y cumpliendo con los procedimientos establecidos, iniciamos las investigaciones administrativas correspondientes a los efectos de descartar responsabilidad alguna por parte de nuestro personal», remarcaron. Este miércoles, la empresa se presentará ante la justicia para explicar su intervención en los hechos.

Desde el Ministerio de Salud, prometieron avanzar con el tema “hasta las últimas consecuencias» para saber si “hubo una falsedad por parte de la familia” para engañar a las autoridades.

Aclararon, sin embargo, que no hay ninguna posibilidad de que el cadáver haya podido hacer circular el virus, porque se cumplió con el protocolo de traslado de féretros. Se tomaron todos los recaudos de manipulación y se lo aisló en los depósitos del aeropuerto de Ezeiza.

En el sitio oficial de Cancillería se precisa que «el Consulado no otorga permisos para el repatrio de restos humanos a Argentina. Los deudos o personas responsables deben coordinar el embarque con la casa funeraria y la aerolínea directamente»

Además se especifica cuál es la documentación necesaria para concretar la operación: certificado de defunción, certificación de que la persona no padecía de enfermedades contagiosas, otorgado por la autoridad sanitaria local, certificado de la funeraria que indique que el cuerpo ha sido preparado de acuerdo con las regulaciones del transporte internacional y colocado en un contenedor de metal herméticamente sellado, y éste último colocado en otro contenedor adecuado para el transporte, certificado de la funeraria debe ser protocolizado por notario».

«Toda la documentación deberá llevar ‘Apostilla’ de la Convención de la Haya. No es necesario que el Consulado intervenga estos documentos que deben tramitarse directamente con la casa funeraria que realizará el traslado», se detalla.

Quien era Elías Masri

Elías Masri, de 91 años, se recibió de abogado en la Universidad Nacional del Litoral. Creó su empresa de bienes raíces en los años 50 en la Argentina pero la hiperinflación generada en los últimos años del gobierno radical terminó por complicar los negocios.

En 1988, se fue a vivir a los Estados Unidos, donde construyó su emporio Falcon Properties, Inc. El 7 de abril, sin embargo, el empresario falleció en su casa de Manhattan, en un piso de la calle 47 y la Quinta Avenida. Había sido víctima del coronavirus.