El presidente Alberto Fernández confirmó hoy que la zona metropolitana de Buenos Aires (AMBA) pasará a una etapa de distanciamiento social y anunció que se pondrá al frente de la «epopeya de ponerle fin al virus con la vacuna».

En un mensaje grabado desde la Quinta de Olivos, el presidente Alberto Fernández, acompañado por el titular del ministerio de Salud Ginés González García y la Secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, el mandatario nacional aclaró que por el momento quedarán en etapa de «aislamiento» diez provincias, donde aún se mantiene un alto nivel de casos de coronavirus.

Luego de anunciar que la zona metropolitana, AMBA, entrará en etapa de distanciamiento social -tras ser la última que quedaba en ASPO-, a partir del lunes 9 y hasta el 29 de noviembre, advirtió que el problema con el coronavirus está «lejos» de resolverse e hizo un llamado a mantener las medidas de cuidado.

«Es un distanciamiento sanitario, lejos está de que el problema se haya resuelto y aquí acudo a la responsabilidad colectiva», subrayó Fernández, aunque aclaró que esta fase es «básicamente es circular sin autorización».

«Este distanciamiento lo que básicamente autoriza es que se pueda circular sin autorización. La autorización que hoy se requiere en el AMBA. ¿Eso quiere decir, que por ejemplo, cualquiera pueda utilizar el sistema público de pasajeros de transporte? La respuesta es no. El transporte seguirá exclusivamente al servicio de los que están servicio de los que están autorizados porque realizan actividades esenciales” resaltó.

Toda actividad que suponga aglomeración de gente en lugares cerrados va a seguir prohibida. Estoy hablando de teatros, cines, recitales en lugares cerrados. En bares o restaurantes solo podrán funcionar en condiciones en las que las autoridades locales dispongan. El riesgo todavía existe y no podemos dejar de lado eso”, reveló.

“Todo el esfuerzo que pusimos para el sistema público de respuestas, gracias a Dios ha funcionado. Para nosotros es una tranquilidad. ¿El problema se superó? La respuesta es no. Le pido a mis hermanos porteños, a mis hermanos de la provincia de Buenos Aires , no dejen de perder de vista que el problema aún continúa. Guardar el distanciamiento, usar el barbijo, lavar nuestras manos, eso garantiza mucho que el contagio no ocurra. Tenemos que seguir este tiempo con estos cuidados», sostuvo el Presidente.

Hay 10 provincias que siguen en ASPO. Tiene que ver, básicamente, porque hasta el día de hoy no se conoce otro remedio que nos el aislamiento. No olvidar que el problema sigue en pie. A las personas mayores de 60 años siguen con licencia en sus trabajos», indicó.

Luego dedicó buena parte del mensaje de 20 minutos a hablar de las vacunas, especialmente a la rusa Sputnik V, tras dialogar más temprano con su par de ese país, Vladimir Putin.

«Será una suerte de gran comando, en el que estarán presentes el Ministerio de Salud, Defensa, Seguridad, del Interior, y vamos a ponernos en contacto con las 23 provincias y la Ciudad, con el propósito de organizar del mejor modo la vacunación de los argentinos», remarcó el jefe de Estado.

Y afirmó: «Vamos a llevar adelante la epopeya de ponerle fin al virus con la vacuna».  Aseguró que la vacuna rusa y el resto de las que se están gestionando con otros países le dan «una gran tranquilidad» en medio del «tormento» de la pandemia de COVID-19. «Nos da una gran tranquilidad porque nos permite pensar que podemos contar con la vacuna prontamente».

«Son 10 millones de vacunas, o sea, 20 millones de dosis, y podríamos cubrir con las dos vacunas, la del día 1 y del día 21, a 10 millones de personas, si todo va bien, a partir de finales de diciembre. Esto nos exige un enorme esfuerzo, porque nos demanda toda una logística, en ese punto», detalló el mandatario nacional.

El Presidente resaltó que el país entró en «una nueva etapa» con la salida del AMBA del ASPO y subrayó que es tiempo de prepararse para la vacuna contra el COVID-19. «Estamos transitando ahora una nueva etapa, le estamos prestando particular atención en zonas donde la situación no cede con facilidad. Necesitamos ahora empezar a prepararnos para la vacuna», agregó Fernández.