El hospital, fue ideado en 2010 y terminado a casi el 100% durante toda la gestión de Cristina Kirchner. Sin embargo, las obras quedaron interrumpidas a principios de 2016 y nunca fue abierto al público.

Con la puesta en marcha de este hospital se incorpora al sistema sanitario un centro que cuenta con 80 camas, de las cuales 40 son de terapia intensiva y 40 de internación general con respiradores, equipo de rayos, resonador, tomógrafo, laboratorio, centro de diálisis, quirófano y un call center para brindar información a las familias de las personas internadas.

El proyecto del hospital comenzó en el año 2010 y las obras quedaron interrumpidas a principios de 2016. En los últimos meses, los Ministerios de Salud de la Nación y de la Provincia, el PAMI y el Municipio de Esteban Echeverría trabajaron de manera conjunta para ponerlo en condiciones y, de esa forma, poder atender de manera integral a las personas afectadas por el coronavirus.

En esta primera etapa, y para responder a la situación epidemiológica actual, se incorporaron 150 trabajadoras y trabajadores de la salud entre médicos, enfermeros, kinesiólogos, radiólogos, bioquímicos y técnicos administrativos.

Mientras dure la situación de la pandemia, el hospital bonaerense recibirá pacientes derivados como casos sospechosos o comprobados de COVID-19. Una vez superada, el nosocomio se incorporará al sistema sanitario regular como hospital general de agudos para la población adulta mayor.

En una segunda etapa, el hospital desarrollará especialidades ambulatorias y quirúrgicas con «la visión de convertirse en un centro de referencia regional».

Acompañaron al Presidente en la puesta en marcha el gobernador de la Provincia de Buenos Aires Axel Kicillof, el intendente Fernando Gray, el Ministro de Salud Ginés Gonzaléz García, el Ministro del Interior Eduardo «Wado» de Pedro, el Diputado Nacional Máximo Kichner, la Titular del PAMI, Luana Volnovich y el ministro de Salud Bonaerense, Daniel Gollán.