El intendente de Lomas de Zamora, Martin Insaurralde, se encuentra internado desde el sábado en el Hospital de Llavallol y se le detectó una disminución en su capacidad respiratoria

Tras haber dado positivo en el test de COVID-19, Martín Insaurralde, recibirá tratamiento a través de plasma de pacientes recuperados de coronavirus, luego de haber mostrado una disminución en su capacidad respiratoria como consecuencia de la enfermedad. 

El dirigente tiene afecciones previas, como una insuficiencia renal y asma y, tras «una baja en la saturación de oxígeno confirmada por exámenes médicos, tomografía y estudios de laboratorios», le harán la transfusión.

El ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires informó la semana anterior que 26 de los 29 pacientes críticos que habían sido tratados con el plasma se habían recuperado.

El anuncio de la infección de Insaurralde generó estupor en la clase política, ya que había compartido reuniones, entre otros, con el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, que ese día estuvo con Alberto Fernández en La Rioja. 

Tras el caso positivo de María Eugenia Vidal, que se sumó al de Insaurralde y el diputado provincial, Alex Campbell, se espera que la dirigencia política tome más controles a la hora de realizar reuniones que no son esenciales para la gestión. 

El mismo camino se espera que tomen los canales de televisión, que este miércoles recibieron de parte del ENACOM la advertencia para reducir la cantidad de invitados al piso, tras conocerse varios positivos en programas.

Insaurralde