El Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, comenzó a estudiar un esquema de flexibilización de la cuarentena.

El aumento de casos de coronavirus en las últimas semanas provocó que el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) regresara a la fase 1 de la cuarentena. Sin embargo, el Gobierno porteño empezó a analizar durante una reunión de Gabinete que tuvo lugar el día de hoy un esquema de flexibilización de la cuarentena para implementar desde el 18 de julio, que incluiría la reapertura de comercios barriales y el permiso para hacer actividad física al aire libre.

El encuentro estuvo encabezado por el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y se extendió desde las 9.30 hasta el mediodía en la sede del Ejecutivo del barrio de Parque Patricios para estudiar las medidas que podrían adoptarse en la próxima fase del aislamiento obligatorio en la Ciudad.

Según indicaron fuentes oficiales, la idea de la gestión porteña es armar, para una primera etapa, un plan de reapertura de actividades similar al que estuvo vigente hasta el endurecimiento de la cuarentena determinado por el Gobierno nacional a inicios de julio. Así, volverían a funcionar los comercios barriales de cercanía, que debieron bajar sus persianas hace diez días, y también quedarían autorizadas nuevamente las prácticas deportivas al aire libre, en horario nocturno.

«Algo seguramente se va a abrir, pero hoy no se puede saber qué porque vamos día a día«, admitieron no obstante a Télam fuentes del Gobierno de la Ciudad, que remarcaron que en el caso que se avance con algunas de las medidas bajo análisis «siempre será observando la curva de contagios» de coronavirus.

El último informe sobre la situación sanitaria en la Capital Federal consignó 1007 nuevos casos de Covid-19 registrados durante el 9 de julio, once muertes y 348 altas médicas.

Al respecto, el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, consideró que «hay que ser más creativos» para determinar estrategias que permitan la reactivación de algunos sectores porque, dijo, «hay que proteger a las Pymes y los puestos de trabajo». «La idea es ir trabajando un escenario que dé certidumbre a los sectores económicos», indicaron los voceros oficiales, que siguen de cerca la situación de las pequeñas y medianas empresas afectados por la pandemia.

Semanas atrás, la Federación de Comercio e Industria de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires reportó un 20% de cierre definitivo de comercios en el ámbito de la Ciudad desde que comenzó el aislamiento; en tanto que hoy informó que unos 2.900 locales de las galerías comerciales porteñas no volverán a abrir.

En tanto, se espera que el jueves próximo la Legislatura porteña sancione un proyecto del Ejecutivo que plantea la condonación del pago de la tasa de ABL a los comercios denominados «no esenciales» impactados por el cierre de los locales.