El hecho ocurrió en el geriátrico Del Arce, donde se detectaron durante el mes de mayo 45 casos de coronavirus: 30 residentes y 15 trabajadores fueron infectados

Siete adultos mayores residentes de un geriátrico del barrio porteño de Villa Urquiza fallecieron por coronavirus, informó el Ministerio de Salud de la Ciudad, que indicó que un total de 30 residentes y 15 trabajadores del lugar se contagiaron durante mayo.

«A pesar del esfuerzo del equipo médico de los centros de salud donde permanecían internados, siete adultos mayores que se contagiaron de coronavirus en el geriátrico Del Arce fallecieron a causa de un cuadro de Covid-19 grave», expresó el parte de la cartera de Salud. El resto de los pacientes fueron trasladados de acuerdo a su cobertura médica y necesidades de atención.

La nieta de una residente de ese geriátrico que murió tras ser trasladada al Hospital Churruca dijo que «desde el geriátrico se quieren ocultar que hay casos». «Nos dijeron que no iban a hisopar a todos los residentes porque era problemático hacerlo, mi abuela murió el 13 de junio producto de haberse contagiado Covid-19 ahí», dijo a TN Paula, nieta de una fallecida.

«Si hicieron todo bien que me digan por qué hubo más de 30 contagiados y tantos muertos, debieron haber hisopado a todos los residentes», agregó. Sin embargo, el titular del geriátrico, Flavio Asch, dijo que realizaron los hisopados a los empleados y que cumplieron el 100% del protocolo Covid-19 que rige para esas instituciones.

«Hisopamos a los empleados el 30 de junio por nuestros propios medios porque en ese momento el gobierno porteño no venía a las residencias y derivamos a pacientes ante los primeros síntomas; tenemos una enfermería profesional 24 horas que controla la sintomatología, especialmente la temperatura, y la oxigenación en sangre a todos», explicó en diálogo con TN.

El dueño de la residencia explicó que las personas alojadas allí tienen avanzada edad y comorbilidades, lo que «los hace que pacientes de alto riesgo», y señaló que «desde antes que rija el aislamiento para todo el país, prohibimos el ingreso de todo personal no esencial» al lugar.

«Desde un primer momento estuvimos en contacto con personal del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, que nos regula y nos controla permanente y vinieron 5 veces en los últimos 10 días», detalló y afirmó tener registro de esas visitas. «Si bien entendemos el dolor de los familiares, no podemos aceptar difamaciones o mentiras», insistió.