La nueva cepa del Covid-19 se propagó rápidamente alrededor del mundo, desde la organización, se teme por lo que podría pasar en los primeros meses de este año.

Desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) temen por los próximos meses y el avance de la variante Ómicron alrededor del mundo. Durante las últimas semanas, y principalmente, por las todas las reuniones celebradas durante diciembre el crecimiento de casos fue alarmante.

Diferentes especialistas en la materia se están consultando cual es la consecuencia real de la aparición de diferentes variantes. Una de las cuestiones que se confirmó es que la B.1.1.529, nombre original de Ómicron, puede evadir la respuesta inmune de las vacunas que se aplican hoy en día.

La OMS observa con preocupación el aumento de casos a causa de la variante Ómicron.

Según informó la OMS, por que esta variante cuenta con mutaciones en ‘los picos de la corona’ distintiva del COVID-19. Por esta razón, las últimas olas de contagio serán más agresivas. Aunque no ocasione un alza en los índices de hospitalización y muerte en todo el mundo.

Esta nueva cepa demostró ser mucho menos invasiva con el organismo humano. En otras palabras, aunque lo síntomas suele ser más ‘leves’, principalmente en personas vacunadas, es más contagiosa que otras variantes de COVID-19, como Delta.