El holding usó la cuarentena obligatoria de excusa para echar a cientos de empleados.

La empresa Techint comunicó que despedirá a 1.450 trabajadores contratados que desempeñaban tareas en el sector privado en las provincias de Buenos Aires, Neuquén y Tucumán, en medio de la crisis por la pandemia mundial de Coronavirus (COVID-19) que afecta al país. En un comunicado, el holding del Grupo Rocca asegura que «son proyectos paralizados en el marco del DNU de la cuarentena» y que «si las obras se paralizan, se pueden finalizar los contratos».

Un vocero de la firma señaló que como los servicios vinculados a la construcción fueron declarados «no esenciales» por el Decreto de Necesidad y Urgencia que establece el aislamiento social obligatorio hasta el 31 de marzo, la empresa Techint se ve obligada a «desvincular a unos 1450 empleados de proyectos paralizados, y si los proyectos vuelven a retomarse, se los volverá a contratar». Ricardo Camaño, el vocero de la UOCRA (Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina), aseguró que «hay un abuso por parte del sector empresario, que una vez más da la espalda al país y a sus trabajadores».

Techint es uno de los grupos económicos que más recursos ha acumulado en nuestro país a lo largo del tiempo, siendo el mayor contratista de obras públicas y privadas de la Argentina, y dueño del monopolio del acero y de la producción de tubos sin costura para la industria petrolera, en la que además participa con la empresa propia Tecpetrol, especialmente en concesiones en la formación Vaca Muerta.