La Provincia de Buenos Aires modificó el registro de fallecidos por coronavirus a través del entrecruzamiento de datos de tres sistemas. De esta forma, sumó más de 3500 muertes a causa del virus.

En una conferencia de prensa encabezada por el Jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco, junto al ministro de Salud provincial, Daniel Gollan, se presentó la nueva forma de cargar los datos sobre el coronavirus en el sistema de salud, y de esta manera la provincia de Buenos Aires pasó de tener 8983 muertos a 12.566, lo cual también aumentó la tasa de letalidad de 2,2 a 3,2 por ciento.

«Con el desafío de medir la pandemia en tiempo real, comenzamos a utilizar información proveniente de tres bases de datos (SISA, SIGEC y el Registro de las Personas). De esta manera, recategorizamos los datos de mortalidad por coronavirus y evitamos el subregistro de los mismos, un problema existente en todos los países del mundo», explicó Gollan.

El ministro indicó que la provincia es la primera en contar con el Certificado de Defunción Digital. «La demora en la carga de datos en pandemia es algo mundial. No solo de acá. El dato de los muertos lo tenemos que tener para poder evaluar cómo vamos en la pandemia. Eso no lo vemos reflejado por la demora en la carga de datos», explicó el funcionario.

Conferencia de prensa brindada donde las autoridades explicaron la nueva carga de datos

Gollan admitió que la forma en la que se venía cargando los datos puede otorgar una «visión distorsionada» de lo que en realidad ocurre. «Puede pasar que cuando se produzca el último muerto de la pandemia, vamos a seguir registrando. Eso nos da una visión distorsionada«, finalizó.