Está tarde se terminarán de definir cuales serán las nuevas restricciones para viajar en trenes y colectivos. En principio habrá limitaciones en el uso de la SUBE, se deberán reservar lugares en los trenes, habrá más control de q ue van de una jurisdicción a otra, entre otras.

En la tarde de este jueves se realizará una reunión clave en Jefatura de Gabinete, con Santiago Cafiero al frente, entre los responsables del área a nivel nacional –seguramente estará el ministro Mario Meoni–, y los titulares de las carteras bonaerense y porteña. Ya que el uso de trenes y colectivos es uno de los mayores focos de contagio del coronavirus y por eso se quiere evitar el aumento de casos.

Todo indica que se pondrá en marcha en forma más rápida el sistema de reservas para viajar en los trenes de la mañana , la limitación en el uso de la tarjeta SUBE , mayor control a los autos que ingresan a CABA, más verificación de los permisos de los pasajeros que pasan del Gran Buenos Aires a Capital en colectivos y otras medidas que apuntan a reducir el tránsito interjurisdiccional.

Las medidas que se implementarán en esta fase de la cuarentena para vajar en trenes y colectivos serán las siguientes

*Se pondrá en marcha una aplicación a través de la cual se deberá reservar un lugar en los trenes de 6 a 10 de la mañana, en los días hábiles. La prueba se hará en el Mitre, ramal Tigre, la semana próxima, pero la idea es que se utilice en las dos líneas de más pasajeros: el Sarmiento y el Roca.

No se trata de la reserva de un asiento numerado, sino de un lugar, previendo que todos los pasajeros viajen sentados y uno sólo parado en la zona de descanso del vagón. Y lo único necesario para que la aplicación otorgue la reserva será el DNI y el número de trámite que figura en el propio DNI. La reserva y el documento serán imprescindibles para acceder al anden.

*Habrá limitaciones en el uso de la SUBE.

La restricción es que sólo la podrán utilizar los que tengan el permiso de circulación. En principio regiría únicamente para los viajes de jurisdicción a jurisdicción.

*Habrá más control de los autos que pasan de GBA a Capital.

En verdad, los que van en su propio vehículo no contagian, pero quieren evitar que exista una especie de «paseo» de los que no tienen autorización.

*También habrá mayor control de los pasajeros que pasan de jurisdicción en colectivo. Hoy por hoy se verifica poco si esas personas tienen o no permiso, pero eso cambiaría de ahora en adelante.

También está en carpeta  la idea de agregar colectivos y micros para aumentar el distanciamiento. Esa estrategia se utilizaría en las unidades que pasan de jurisdicción y tal vez también en un servicio que correría en paralelo a los trenes que tienen mayor ocupación, en los horarios pico.

En el mismo sentido iría la decisión de sumar personal de seguridad en las estaciones de trenes. La estrategia es evitar aglomeraciones y para ello se sumarán efectivos con el objetivo de limitar la cantidad de personas en los andenes y luego en las formaciones.

También se esta  trabajando  en un plan de créditos para motos, bicicletas a motor, bicicletas y monopatines eléctricos. La idea es que el transporte individual reduce la cantidad de personas en el transporte público, además de beneficiar el medio ambiente y la salud. En paralelo, se piensa en nuevas vías exclusivas para ese tipo de vehículos.

A que se debe que haya más restricciones en el transporte público

El diagnóstico de base es que los contagios están bastante concentrados en las villas, sobre todo de CABA, y en los geriátricos, pero al mismo tiempo se considera que el coronavirus ya circula en el Área Metropolitana Buenos Aires (AMBA), Capital y el conurbano, por lo tanto hay que limitar los movimientos lo máximo posible.

La presión central la ejercen los intendentes del sur del Gran Buenos Aires, mientras que los intendentes del oeste y sobre todo del norte del conurbano sintonizan más con paulatinas aperturas en la industria y el comercio de cercanías.

Pero todos coinciden en que la clave está en el transporte público, porque tanto si se busca limitar los contactos como si se plantean aperturas, todo deriva en evitar los contagios en la cantidad de personas que transitan en trenes, subtes y colectivos.