Victorias de los equipos rosarinos, de dos de los cinco grandes y de uno de los ascendidos, entre otras.

Hubo que esperar mucho tiempo. Más del habitual. La participación de la selección nacional en la Copa América de Brasil alargó el paréntesis entre el final de la Superliga pasada y el inicio de la nueva. El público futbolero, en la era de la globalización, se entretiene viendo partidos de Europa, del resto de América (incluyendo, casi como novedad, la MLS de los EE.UU.), del mundial femenino, del Europeo de selecciones Sub-20, de la Copa de África y hasta algún encuentro de la liga China. Pero no es lo mismo. El fútbol nuestro mueve pasiones. ¿Cómo va a ser lo mismo ver al equipo del que somos hinchas que al L.A. Galaxy de Ibrahimovic y Barros Schelotto? La Copa Argentina nos fue dando algún «aperitivo», y vimos como River pasaba por penales y cómo Racing, San Lorenzo y Huracán, por ejemplo, quedaban eliminados.

Pero todos esperábamos que regrese la Superliga, nuestro torneo de Primera División. Y esa primera fecha comenzó el viernes y terminó el día de ayer. Con planteles renovados, algunas figuras que llegaron y otras que se fueron, con técnicos que se presentaban y otros que pretenden mantenerse, la cuestión es que, como primera pincelada, dejó algunas cosas para considerar.

Lo primero es que aquellos equipos que continúan en la Copa Libertadores presentaron mayormente equipos alternativos o con mezcla de titulares y suplentes, ya que preservaron jugadores con miras a los partidos revancha por los octavos de final que se jugarán entre semana. Así Boca empató 0 a 0 con Huracán en la Bombonera sin mostrar todas sus cartas y pasándola por momentos mal. Sólo una muy buena actuación de Andrada evitó que el arco xeneize fuera vencido. Hurtado se mostró voluntarioso, pero tiene que ajustar la puntería, y hubo destellos de Salvio (los minutos que jugó) que entusiasmaron. El Globo por su lado, es un equipo en formación que dio buenas señales en el primer tiempo pero que basa su funcionamiento en un despliegue que no pudo sostener.

El River alternativo fue superado por Argentinos Juniors en el primer tiempo, cuando Palacios, Suárez y Pratto estuvieron desdibujados. Mejoró con el ingreso de Borré y Carrascal, que consiguió el empate y le puso dudas a Gallardo sobre quién irá de arranque en el ataque en la revancha con Cruzeiro. El Bicho se está rearmando, y la actuación de Silva dejó buenas sensaciones, acompañado por un Batallini que parece fundamental para lograr el funcionamiento pretendido por Dabove. Un 1 a 1 raro, con más merecimientos para Argentinos pero que si seguía diez minutos más parecía que se lo llevaba River.

San Lorenzo le ganó 3 a 2 a Godoy Cruz. Los dos siguen en la Copa y presentaron equipos alternativos. Y si lo ganó el Ciclón fue por un penal inexistente que cobró el árbitro Merlos cuando casi no quedaba tiempo por jugar. Poco para analizar cuando no van a ser éstos los jugadores que disputarán el torneo.

Racing, en el Cilindro, no pudo con el voluntarioso Union. El campeón tuvo sus chances pero no estuvo fino al momento de definir. Mantiene la misma estructura e incorporó buenos jugadores, por lo que se espera más de este equipo. Madelón está armando un equipo nuevo en el Tatengue, y este empate de visitante es todo un aliciente.

Independiente es el otro grande que ganó. Fue 1 a 0 a Defensa y Justicia en Varela, mostrando cosas muy interesantes. Beccacece le está dando su identidad al equipo que juega con mucha dinámica, aunque todavía sin profundidad. El subcampeón de la Superliga pasada se desarmó, y el nuevo DT Soso pretende mantener la intensidad casi vertiginosa, pero por ahora su esquema de tres defensores no da demasiadas garantías.

Patronato se llevó un triunfo de su visita a Santa Fé. Su técnico Sciacua parece milagroso. Con muy poco, arma equipos que dan pelea. El sábado tuvo menos posesión de pelota y precisión en los pases que su rival. Pero ganó, y estos tres puntos al final del torneo serán valiosísimos. Colón por su parte empieza a tener el sello de su técnico Lavallén, pero a la tenencia del balón le va a tener que agregar profundidad.

Lanús y Gimnasia igualaron el sábado un partido especial para escaparle a las últimas posiciones del promedio. Fue más el Granate, que juega bien y tiene las ideas de Zubeldía incorporadas. Pero Gimnasia le empató con mucha fuerza de voluntad y peleando cada pelota como si fuera la última. La entrega será el estandarte del Lobo, que arrancó la Superliga con el peor promedio sin contar a los dos equipos ascendidos.

Estudiantes ganó 1 a 0 de local frente a Aldosivi jugando mal. Milito sabe que tiene mucho por mejorar, aunque siempre es preferible ir cambiando caminando sobre victorias. A Aldosivi le quedó la bronca de haberlo podido empatar en el final, cuando el árbitro Espinoza le anuló un gol por una supuesta posición adelantada de Burbano que no existió.

La última jugada también le dejó un sabor amargo al Vélez de Heinze que perdió 1 a 0 con Talleres en Córdoba. Es que el árbitro Penel no vió un codazo de Navarro contra Galdamez dentro del área en el minuto 49 del segundo tiempo. Dos equipos que jugaron bien, pero sin generar muchas acciones de riesgo.

Los dos equipos rosarinos, están apremiados por sus bajos promedios para el descenso. Y los dos ganaron. Newell´s superó en el Coloso al recientemente ascendido Central Córdoba de Santiago del Estero por 2 a 0, y Rosario Central se llevó un triunfazo en su visita a Atlético Tucumán 2 a 1. La premisa de los dos es sumar, si es posible de a tres. Y en esta primera fecha lo consiguieron. Más valioso lo de Central, que una sola vez en su historia había ganado en cancha del Decano. El equipo de Zielinsky está en un momento de refundación, con buenos jugadores que deberán aprovechar el juego directo que generalmente propone su entrenador. Los santiagueños están haciendo su primera experiencia en la división superior, por lo que se entiende que tengan que aclimatarse. Pero si no lo hacen rápido, la Superliga puede convertirse en una pesadilla.

Queda solo hablar del partido que Arsenal le ganó a Banfield 1 a 0. Qué mejor que volver a Primera con un triunfo. Pero a no engañarse, porque al equipo de Rondina no le sobró nada. La diferencia fue un penal sancionado por el árbitro Mastrágelo a un minuto del final del primer tiempo. Aunque la falta de Vittor sobre Soraire fue fuera del área. Los de Sarandí confían en el mismo técnico con el que descendieron y volvieron a ascender. En Banfield la derrota no parece cambiar el objetivo que perseguían al contratar a Crespo: la promoción de jugadores, apuntalados por contadas incorporaciones de experiencia.

Errores arbitrales que incidieron directamente en varios resultados, equipos que se presentaron con formaciones alternativas, incorporaciones que aún no debutaron y ningún equipo que haya deslumbrado por su juego fueron algunas de las sensaciones que dejó esta primera fecha de la Superliga.