Venció en Mar del Plata 2 a 0 a Tigre y se quedó con el Trofeo de Campeones.

El fútbol argentino reparte, a medida que pasan las temporadas, más estrellas. El título mayor es la Superliga y el que se va imponiendo con el tiempo es el de la Copa Argentina. Este año se agregó la «Copa de la Superliga», lo que le permite al ganador del torneo argentino jugar dos partidos más para obtener dos estrellas que adornen su palmarés: la «Supercopa Argentina» (que enfrenta al ganador de la Superliga con el de la Copa Argentina) y el «Trofeo de Campeones» (partido entre el campeón de la Superliga con el campeón de la «Copa de la Superliga») que se jugó por primera vez en Mar del Plata. ¿Un poco confuso? Cuestión de acostumbrarse.

En Mar del Plata se jugó el partido por la primera edición del Trofeo de Campeones entre Racing, ganador de la Superliga 2018/2019, y Tigre, vencedor de la Copa de la Superliga jugada a mediados de año. El partido tenía carácter de oficial y otorgaba un título homologado por la AFA, aunque no un premio en dinero. Los dos equipos fueron por la gloria. En el caso de Tigre habría sido el primer título de su historia. En el caso de Racing, significaba ganar dos títulos bajo la conducción del mismo técnico después de 52 años.

Y fue superior Racing. Más rápido, tratando de romper las líneas rivales con pases entre líneas atacando los espacios libres. Por esa vía llegaron sus dos goles calcados a los 30 y a los 44 minutos del primer tiempo. Pase al vacío para que Montoya gane por derecha y, con la defensa de Tigre corriéndolo desde atrás, el centro rasante ante la salida de Marinelli para que Matías Rojas empuje la pelota a la red. Un 2 a 0 con dos goles idénticos convertidos por el mismo jugador. Tigre inquietaba con la pelota detenida y los centros que complicaban a Racing. Por esa vía llegó primero Prediger y después Luna, pero siempre encontraron bien parado a Arias o desviaron la definición. Inclusive un tiro de Prediger pegó en el travesaño. Pero toda reacción del «Matador de Victoria» se diluyó con la expulsión del volante a los 25´del segundo tiempo. De ahí hasta el final, solo quedó esperar por el silbato final del árbitro Fernando Rapallini.

En la despedida de Coudet, Racing obtuvo otro título.
Matías Rojas festeja su primer gol, en la victoria de Racing.

Festejo para la Academia y despedida para Coudet, que dejó en sus declaraciones post partido un tiro por elevación para Sebastián Beccacece, que parece ser el candidato a sucederlo: «Hace tres años elegí del lado de Avellaneda que quería estar. Con todo el respeto a Independiente, yo no lo voy a dirigir nunca. A Racing seguramente otra vez si…». «El DT que venga tendrá la suerte de jugar 7 partidos y poder salir campeón. Yo no tuve esa suerte». Todo dicho. Racing suma otra estrella, muy festejada, y se despide de un técnico que lo supo convertir en ganador.

En la despedida de Coudet, Racing obtuvo otro título.
En su despedida de Racing, Coudet le dejó otra estrella a la Academia y declaraciones «picantes» para Beccacece.