En el primer capítulo de la serie «The Last Dance»,que Netflix estrenó anoche, Michael Jordan habló de marihuana y cocaína en su año de novato en los Chicago Bulls.

Ayer pudieron verse los dos primeros capítulos de la esperada serie de Netflix «The Last Dance«, en la cual se relata la historia de la temporada 1997/98, la última en la que los Chicago Bulls ganaron el título de la NBA liderados por Michael Jordan. Pero el mayor revuelo se produjo cuando Jordan se refirió a sus inicios en la franquicia y a los excesos que vio.

Michael Jordan comenzó su carrera como basquetbolista estrella en la Universidad de Carolina del Norte. Si bien ya se había destacado en su año señor en el colegio Laney High, fue con la camiseta celeste de esa universidad con la que se hizo conocido a nivel nacional, toda vez que, dirigido por Dean Smith, lo llevó a ganar el Campeonato de la NCAA de ese año ante Georgetown por 81 a 79, metiendo el doble decisivo.

Michael Jordan
En su etapa como universitario, Michael Jordan llevó a la Universidad de Carolina del Norte a ganar el torneo de la NCAA.

En el año 1984 abandonó la universidad para presentarse al draft de la NBA. En primer lugar, Houston Rockets eligió a Hakeem Olajuwon, un tremendo pivote que se convirtió en jugador franquicia del equipo. La segunda correspondió a Portland, que como ya tenía a Clyde Drexler en la posición de Jordan, eligió al pivote Sam Bowie. La tercera elección, que recayó en Chicago Bulls, si fue Michael Jordan.

El equipo de Chicago era muy mediocre. En las tres temporadas anteriores había tenido más partidos perdidos que ganados y no había entrado en los playoffs. Por eso, el sistema de la NBA hace que los peores equipos tengan las primeras oportunidades de elección en el draft. Pero todo cambiaría con la llegada de Michael Jordan.

Justamente, cuando la serie de Netflix (producida por ESPN) «The Last Dance» toca el tema de la llegada de Jordan a la franquicia de los Bulls, es cuando se produce la revelación que rebotó en todas las redacciones y redes sociales del planeta, de boca del propio «Rey del Basquet», Michael Jordan, el mejor jugador de todos los tiempos.

«Los veteranos del equipo hacían cosas que yo no veía. Una vez, durante la pretemporada, creo que en Peoria (Illinois), estuve en el hotel buscando a mis compañeros y comencé a tocar todas las puertas hasta que llegué a una donde pude escuchar a alguien decir «shhhh…» , cuenta Jordan. Lo que vendría después es lo explosivo:

The Last Dance: Michael Jordan devela una historia de excesos en el Chicago Bulls de sus inicios.
En su temporada como novato, Michael Jordan llevó a los Chicago Bulls a los playoffs

«Entonces oí una voz que preguntaba: «¿Quién es'». M.J. respondí, y dijeron: «Dios, es sólo el novato…». Cuando abrieron la puerta pude ver a prácticamente todo el equipo ahí adentro. Eran cosas que no había visto en toda mi vida, era un chico. Había líneas (cocaína) por un lado, estaban los que fumaban marihuana más allá y mujeres por otro lado»

Michael continuó: «Entonces dije: «me voy», porque lo único en lo que podía pensar era que si había una redada en ese momento, sería yo tan culpable como el resto. Desde ese momento entendí que estaba mejor solo. Me gustaba estar con amigos, jugar a las cartas, mirar películas. Yo no salía de fiesta. No fumo no aspiro cocaína y en ese momento no bebía. Solo quería descansar, levantarme e ir a jugar».

Estas revelaciones no salpican al equipo que ganó 6 anillos en 8 temporadas, porque hablan de la etapa previa a la construcción de aquella «dinastía» liderada por el entrenador Phil Jackson. Pero sí corre el telón sobre una realidad de la que mucho se rumoreaba respecto de las giras de los equipos de basquet de la NBA, pero ningún protagonista admitía.

A pesar de que Michael Jordan no da nombres, el entrenador de ese año, Kevin Loughery, queda comprometido, aunque todo eso podía realizarse a sus espaldas. Jugadores de ese plantel como Dave Greenwood, Orlando Woolridge, Quintin Dailey, Dave Corzine y Wes Mathews, entre otros, no deben estar muy contentos aunque haya pasado mucho tiempo.

The Last Dance: Michael Jordan devela una historia de excesos en el Chicago Bulls de sus inicios.
Scottie Pippen, el mejor socio que tuvo Michael Jordan dentro de una cancha, es protagonista fundamental en la serie documental «The Last Dance»

«The Last Dance» es una serie extraordinaria, y hoy todo el mundo habla de ella por lo que es como realización, cuando solo se vieron dos capítulos de un total de diez. Y, aunque el eje es el equipo campeón de 1997/8 y sus diferencias con el manager Jerry Krause o Jackson y Pippen en su último año en la franquicia, escuchar hablar al siempre medido Jordan de drogas y mujeres en la concentración, causa conmoción en el mundo