Se impuso 1 a 0 con gol de Matías Suárez en el Monumental.

River no detiene su camino en la búsqueda del título de la Superliga y derrotó a Banfield en el Monumental 1 a 0. En el primer tiempo, todo fue del equipo de Gallardo, que superó al Taladro en todos los aspectos. Parecía que íbamos a presenciar una goleada porque el Millonario jugaba con mucha intensidad y el equipo de Falcioni no lograba imponerse en el mediocampo.

A los 17´Matías Suárez, que tantas veces en los últimos partidos tiró el centro para que otro convirtiera, esta vez recibió la pelota tras un muy buen desborde de Montiel y convirtió de cabeza el 1 a 0 entrando al área chica. River superaba a su rival y lo trasladaba al marcador haciendo explotar de alegría a las tribunas del Monumental.

Solamente 12´más tarde, una clara mano de Lollo en el área es sancionada por el árbitro Fernando Rapallini y el tiro penal ejecutado fuerte y al medio por Borré dio en el travesaño. Todo un tema el de los penales en River. Solo convirtió tres de los ocho que le otorgaron en la Superliga y éste es el cuarto consecutivo que falla.

El arquero Arboleda de Banfield fue la gran figura del encuentro.

El local siguió siendo más que su rival pero entre la falta de eficacia al momento de convertir y la gran actuación del arquero de Banfield Mauricio Arboleda (se lució conteniendo dos remates de Borré, otros dos de Suárez y uno de Scocco), el marcador seguía a tiro de empate. Hasta la suerte estuvo del lado del arquero cuando otro tiro de Borré pegó en un palo.

Marcelo Gallardo quedó preocupado con la falta de contundencia de su equipo

De a poco Banfield fue emparejando las acciones durante el segundo tiempo. Inclusive Falcioni puso en cancha a los 29´del segundo tiempo a Daniel Osvaldo, que en ese breve lapso dio muestras de su calidad, especialmente cuando se sacó de encima a Robert Rojas y «pinchó» la pelota sobre Armani en lo que pudo ser el empate pero terminó yéndose alta.

La lluvia torrencial que se largó en los últimos minutos trajo alivio al sofocante calor. Pero el verdadero alivio para los hinchas millonarios fue el pitazo final del árbitro decretando una victoria muy celebrada. Porque en partidos como éste, años atrás River dejaba puntos en el camino y ahora no.