El FMI anunció hoy que enviará una misión a la Argentina para principios de octubre, en el marco del pedido del Gobierno de suscribir un nuevo programa de financiamiento con el organismo multilateral.

El objetivo de la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) al país es «conocer de primera mano los planes económicos y las prioridades políticas de las autoridades argentinas que podrían sustentar el programa apoyado por el FMI, que ha solicitado». Así lo sostuvo el vocero del organismo, Gerry Rice, durante una conferencia de prensa.

Además, añadió que «el equipo de personal del FMI está trabajando actualmente en planes para realizar lo que llamamos una visita del personal a Argentina a partir de principios de octubre».

En ese marco, el funcionario agregó: «aún no puedo decirles si será física o virtual, eso depende, como todos sabemos, de la naturaleza de la pandemia en ese momento; pero la visita del personal comenzará a principios de octubre». «Estamos en modo escucha«, resumió el vocero al ser consultado sobre el estado de las conversaciones con Argentina. «Este es el comienzo del proceso, llevará tiempo, no hay un plazo fijo para llegar a una conclusión«, aseguró Rice, y caracterizó la relación con el país como «muy constructiva», al margen de las políticas económicas aplicadas por el Gobierno.

«Tenemos un diálogo muy fluido y constructivo con las autoridades. Es continuo y muy fluido y esperamos continuar profundizando ese diálogo, incluidas las discusiones sobre las últimas medidas de control de divisas que mencionó en el contexto de la solicitud de las autoridades de un nuevo programa respaldado por el FMI«, aseveró.

El funcionario aseguró que «nuestro objetivo último, compartido con las autoridades, es ayudar en los objetivos de fortalecer la estabilidad macroeconómica y el crecimiento, crear empleos para el pueblo argentino y reducir la pobreza y superar esta difícil crisis económica, que por supuesto se ha agravado por la pandemia».

En ese sentido, agregó: «Argentina está experimentando una profunda recesión que ha provocado un aumento de los niveles de desempleo y pobreza, y crecientes desequilibrios económicos, un elevado déficit fiscal e inflación, y una gran brecha entre el tipo de cambio oficial y no oficial».

Asimismo, Rice enfatizó que «el FMI reconoce que el Gobierno argentino ha estado tratando activamente de abordar estas circunstancias tan desafiantes«.

Respecto de cómo será el financiamiento del nuevo programa, Rice detalló: «lo que puedo decir es que el financiamiento asociado a un nuevo programa del FMI, que por supuesto, como siempre, estaría sujeto a la aprobación de nuestro Directorio Ejecutivo, ayudaría a Argentina a satisfacer sus necesidades de balanza de pagos, incluidas las relacionadas con sus obligaciones sectoriales oficiales«.