Entre lágrimas, Claudia Fontán recordó al fallecido actor y músico Horacio Fontova.

 Horacio Fontova y Claudia Fontán se conocieron cuando ella tenía 19 y él 35 y estuvieron juntos más de quince años

«Me es muy difícil decir algo, justo acá estoy en la radio y no podemos pasarlo por alto, pero qué puedo decir de una persona que fue, fue mi amor, mi compañero de tantos años y un tipo enorme, un tipo inolvidable, si pasó por tu vida dejó una huella para siempre», dijo Claudia Fontán con la voz quebrada y entre sollozos en La 100, luego de que Guido Kaczka le diera paso tras anunciar la partida del humorista.

La actriz pidió «recordarlo con su alegría y con sus canciones» y de inmediato se le vino la imagen de él con su guitarra: «Escucho y me acuerdo tocando en la cocina de casa, componiendo y siempre generando alegría, un tipo muy inteligente que me hizo casi todo lo que soy». La Gunda aseguró que gran parte de la mujer que ella es hoy, es gracias a quien fuera su compañero.

«No tengo mucho más para decir. Quiero que lo recordemos con su música, con su arte y con cariño». Claudia Fontán y Horacio Fontova se separaron y tuvieron siempre buenos términos. Para cerrar el bloque, el conductor de No está todo dicho presentó el tema de Fontova: «Entra a mi hogar», pedido especialmente por quien fuera su pareja, ya que la canción le recordaba los momentos vividos juntos.

Fontova murió esta mañana en el Sanatorio Finochietto en la ciudad de Buenos Aires, donde estaba internado desde hacía un tiempo, según confirmaron a Teleshow desde la Asociación Argentina de Actores.

«Lamentamos informar el fallecimiento de nuestro querido compañero Horacio ‘El Negro’ Fontova, después de pelear durante años, como el guerrero que siempre fue, con una enfermedad», publicaron desde la cuenta de Instagram del Instituto Nacional de la Música. “Para el INAMU es tremendamente doloroso despedir a nuestro hermano y compañero de tantas luchas y alegrías. Nunca vamos a terminar de agradecerte tanto compromiso con la música y con las causas justas y nobles”.

Se lo recuerda como músico, disciplina cuyo momento de mayor exposición fue con Fontova y sus Sobrinos, en los 80, gracias a la canción «Me siento bien». Sin embargo, su trayectoria había empezado antes, con bandas como Patada de Mosca y el Dúo Nagual, y antes del éxito había armado Fontova y La Foca y Fontova Trío.

Aunque con su música hacía reír, alguna vez aclaró: “La música no es humorística. Siempre hay intervenciones mías delirantes, cuento cosas, pero digamos que la música está seriamente hecha”.