Alejandro Gravier y su esposa, en el ojo de la tormenta

El Bingo Oasis de Pilar está en manos de Valeria Mazza, su marido Alejandro Gravier y Ricardo Glazman. En los últimos días, recibieron denuncias por parte de sus empleados por «suspenderlos sin goce de sueldo»: por el momento ninguno de los personajes públicos hizo declaraciones.

La bochornosa decisión se supo cuando apareció la carta documento hacia uno de los empleados en cuestión. Además de informar que, obviamente, el establecimiento cerraba sus puertas por la pandemia del coronavirus. 

Sin embargo, hay otra versión que indicaría que la modelo y sus socios lo que hicieron fue despedir a algunos trabajadores sin justificación alguna, antes de que Alberto Fernández establezca la cuarentena obligatoria, sabiendo que el bingo iba a permanecer cerrado durante varias semanas. Esto, obviamente, despertó sendas críticas y los ubicó en el ojo de la tormenta.