Lizy Tagliani y Floppy se conocieron por un encuentro fortuito y así nació su amistad.

Fabián Peloc, a quien se conocía en el mundo artístico como La Floppy Cucu. Tenía 33 años y desde 2013 Lizy Tagliani y ella eran inseparables. Entre ellas lograron esa química que las llevaba a entenderse con solo una mirada, era su mano derecha, su asistente de vestuario, su maquilladora y su gran confidente.

Se conocieron una noche en 2012, en una disco de Adrogué. Y comenzaron las bromas Matafuegos Papá Noel fueron apenas dos de los apodos que Lizy Tagliani le dijo a Floppy Cucu esa noche, Floppy estaba vestida entera con lentejuelas rojas y una galera gigante, en la que entraron decenas de conejos y no pudo evitar las bromas. Entonces, se rieron juntas. Y se rieron mucho.

A la noche siguiente, Floppy fue a verla a un show, sin avisarle. No había modo: ni siquiera tenía su teléfono. Cuando Lizy la divisó entre los espectadores que hacían fila en la entrada al lugar, la hizo pasar. Sería su invitada especial. Terminaron con las primeras luces del domingo bailando en la disco Amerika, y a partir de allí, se hicieron amigas.

Lizy y Floppy

Como Fabián Peloc, de lunes a sábados se desempeñaba como vendedor de celulares en un local de Temperley. Terminaba la semana, compraba facturas y se acercaba hasta la peluquería de Lizy para ser La Floppy, como la bautizó la humorista. Siempre llegaba con un regalo bajo el brazo. Eran horas y horas de charla, mate de por medio; y una amistad que pronto se hizo entrañable.

Con el tiempo Floppy se convirtió en su asistente. Estaba para todo lo que necesitara, a la hora que fuera. Primero, en lo profesional, se encargaba todo lo concerniente al look de Lizy: llegaba al estudio o donde grabaran antes que nadie y evaluaba las distintas opciones de vestuario, maquillaje, peinado. Solo ella sabía lo que resultaría mejor para Tagliani, y que la haría resaltar, cuidaba de su imagen como nadie.

En 2015 Floppy conoció a Lourdes Sánchez cuando Lizy participó de la temporada teatral en Carlos Paz con la obra Casa Fantasma. La esposa de Pablo el Chato Prada, la impulsó a subir a las tablas y se convirtió en el Payaso Papelón en El Universo de Lourdes. Luego llegó a desempeñarse como niñera de su hijo, Valentín.

Floppy y Lourdes

Lizy, su amis (se llamaban así mutuamente) le dedicó un último posteo de despedida luego de su partida en el día de ayer lunes 27-7-2020. «Hace un tiempo conocí una persona maravillosa ya les contaré más… solo quiero decirles que hoy partió hemos ocultado su lucha ? para proteger a su mami que no iba a poder ir a visitarla por la pandemia…

«Teníamos mucha fe que saldría adelante y nos reiríamos de todo esto… pero quien sabe porque misterioso motivo de repente hoy tuvo que partir, gracias por tanto cariño, mi único deseo es que la recuerden sonriente o denunciando en las redes por todo lo que yo le hacia sustos y demás jajajajjaa. Siempre en mi corazón en mi vida amigas familia una gran compañera… hasta pronto @floppycucu «

En junio las dos habían dado positivo de coronavirus: eso también lo enfrentaron juntas. El 29 de ese mes Floppy celebró que un nuevo hisopado le había dado negativo, había superado el COVID-19. En esa ocasión Floppy subió un posteo comunicando el resultado: «Así como hace unos días les di la triste noticia que di positivo en el test de covid, hoy les cuento que me acaba de llamar la Dra para darme la feliz noticia que el el hisopado que me hice hace 48hs dio NEGATIVO!»

«Quiero agradecerles tantos pero tantos mensajes de amor, miles de gestos hermosos en estos 15 días de aislamiento, fotos religiosas, muchos han rezado por mi y quiero inmensamente agradecerles de corazón por todas esas muestras de amor les aseguro que me llegó y aquí estoy recuperado! GRACIAS GRACIAS Y MUCHAS GRACIAS!»

«No puedo dejar de pedirles que se cuiden mucho, que no salgan de sus casas, solo para lo esencial, piensen que falta mucho menos para termine esta pesadilla. GRACIAS DE NUEVO, CUIDEMOS A NUESTROS VIEJITOS, CUIDEMOS A NUESTROS NIÑOS.
Hoy es un día para no olvidar… ❤ @lizytagliani Lo Logramos!! Sigamos rezando por todos nuestros compañeros que aún esperan también esta hermosa noticia!! #GraciasPorElAguante«

“No hace falta que nos digamos nada, nos entendemos con las miradas”, solía decir Floppy. Eran incondicionales: “Hincha a morir de Amiss LizyTagliani”, decía su perfil de Twitter. Siempre entendió su rol en el mundo del espectáculo, acompañar a su amiga y ser su asistente. Pero cuando la reconocían por la calle no podía evitar sonrojarse cuando le pedían una selfie.

La Floppy falleció en la Clínica Suizo Argentina, donde estaba internada, enfrentando una leucemia diagnosticada en el último tiempo a sus 33 años. “Siempre en mi corazón, en mi vida. Amigas, familia, una gran compañera… Hasta pronto”, así la despidió Lizy Tagliani.