Roberto García Moritán, el marido de Pampita, admitió que tiene serios problemas económicos pese a recibir ayuda de su pareja

Mientras se espera el pico de contagios de COVID-19 para la segunda semana de junio, muchos comercios cierran sus puertas por falta de ingresos que sustenten las mínimas estructuras; sueldos, compras de insumos y materia prima. Esta preocupación no escapa a los grandes empresarios, como es el caso de Roberto García Moritán, marido de Carolina «Pampita» Ardohain.

García Moritán y Pampita

El empresario gestiona dos restaurantes en la Ciudad de Buenos Aires, La Mar y Tanta. El sector gastronómico es uno de los rubros más afectados por la pandemia y Moritán habló en declaraciones radiales con María Laura Santillán sobre la grave crisis que vive a nivel personal por este motivo. Tanto él como sus socios están “poniendo el pecho a la situación” y realizando otras tareas para ayudar a los locales.

«Entendemos todos que es un momento muy difícil y si vas en cualquier momento al restaurante, esté abierto o cerrado, vas a encontrar a alguno haciendo algo que te sorprendería un montón. Pero nada alcanza», dijo el empresario.

“La otra vez había uno de los socios que podría estar en su casa sin trabajar el resto de su vida, pero estaba tratando de dar ánimos a los chicos de la cocina que estaban un poco preocupados”, contó García Moritán.

Todos estamos por cerrar, todas las pymes de la Argentina estamos por cerrar. Ya veníamos de años difíciles, ahora estamos por cerrar”, dijo, y en ese aspecto pidió más “previsibilidad” al Gobierno en materia económica. “Ya entendemos el plan sanitario, y está muy bien, pero ¿cuál es el plan económico? El plan contra el hambre, el plan de rescate, las pymes”, explicó.

Se vienen tiempos muy difíciles, porque el post pandemia va a ser muy complejo también. Vamos a salir todas las pymes muy endeudadas”, agregó Moritán. Y finalizó con un interrogante: “¿Cuál es el incentivo para seguir abiertos si voy a estar pagando deuda cuántos años de mi vida?”.