La heredera, Catalina Amalia de Orange, no solo es la protagonista del último número de la revista «Caras», sino que también se convirtió en un tema de debate en su país.

Mucho se habló sobre la princesa Catalina Amalia, hija de Máxima y Guillermo y futura heredera al trono holandés, debido a la portada de la revista Caras que la tiene como protagonista. El tema llegó a su país e indignó a casi toda su población, ya que Amalia tanto como su padres y hermanas son muy queridos por todos.

Amalia, padres y hermanas

«La hija mayor de Máxima luce con orgullo su look ‘plus size’. Amalia, la heredera del trono, víctima del bullying, afronta las críticas con fortaleza y con el incondicional apoyo de sus padres. Una princesa que vive su adolescencia sin tabúes y defendiendo su figura de ‘mujer real». Este texto, que se lee en el último número de la revista argentina ‘Caras’, generó indignación en las redes sociales: esta lectura crítica llegó hasta Holanda, donde se hicieron eco de la noticia.

Indignación en Holanda por la portada argentina sobre el físico de la princesa Amalia

Esta portada ha generado gran indignación tanto en los Países Bajos como en la propia Argentina, donde han surgido duras críticas a esta publicación por poner el foco en el físico de la heredera, que tiene apenas 16 años. Peter Schouten, periodista Holandés, habló en Intrusos al respecto y afirmó: «Amalia es tan solo una niña, esa tapa es un horror»

Máxima y Amalia

Rick Evers, el periodista holandés especializado en la realeza y el único redactor que estuvo acreditado en el posado familiar del pasado viernes en Huis ten Bosch, (de donde Caras sacó la foto de su última portada), sostuvo:

«Estoy igual de sorprendido que hace algunos años, cuando las redes sociales fueron tan groseras con Amalia tras su aparición en el Día del Rey. Afortunadamente, muchas personas se avergüenzan de tales comentarios. Es muy fácil tener una opinión negativa, pero es mucho mejor hacer un cumplido: es una joven inteligente y de gran corazón, que realmente quiere hacer lo correcto y marcar la diferencia, incluso siendo tan joven».

Durante el posado de verano, el periodista pudo compartir con la familia real algunos momentos de cercanía -aquella que las restricciones por la pandemia permitían-. Y Guillermo y Máxima le comentaron que es muy probable que Amalia vaya a estudiar al extranjero una vez que se gradúe, una opción clásica entre los royals europeos, especialmente los herederos, y que él ve como una oportunidad para que la princesa «encuentre un lugar donde no sea reconocida y se la valore por como es, no por sus títulos».

«Sí, ella es una privilegiada; sí, es una princesa; pero sobre todo es una niña de 16 años en su edad más vulnerable. Ninguna chica debe ser intimidada por su apariencia. Es muy fácil comentar sobre una chica que está en el ojo público. Pero, en este caso, Amalia no puede defenderse, no es una personalidad de televisión o un icono de redes sociales. Aunque ha nacido dentro de la familia real, vive mayoritariamente su vida fuera del ojo público y así debe ser al menos hasta que cumpla los 18. E incluso entonces tampoco podrá responder sobre tales comentarios».

La familia real no se ha pronunciado al respecto. No es su estilo y, además, se encuentran de vacaciones. El periodista aclara que no es la primera vez que Amalia tiene que soportar ser el blanco de ciertos comentarios sobre su figura y su aspecto físico.