«De chica era una especie de patito feo. Yo llegué virgen a Argentina a los 23 años. Mi familia es muy religiosa, son muy arcaicos y protestantes. Soy la rebelde de la familia«, sostuvo Kate Rodríguez en «Podemos Hablar«.

La modelo siguió relatando su mal momento: «Antes de pegarme me recitaban la biblia. Mi resentimiento es más con mi mamá que no decía nada ni se metía para que no me lastime. Él tenía sus problemas. No tenía a nadie que me defienda para que no me pegue más«.