La modelo y actriz Luciana Salazar se incorpora esta noche a Polémica en el bar, el ciclo que conduce Mariano Iúdica por la pantalla de América.

«Arremangándome para iniciar este nuevo proyecto en mi carrera, sentarme en la mítica mesa de Polémica en el Bar. Un programa que históricamente fue identificado como «club de hombres», pero que ha sabido aggiornarse a los tiempos que corren, donde es ineludible la opinión femenina en cualquier ámbito. Allí estaré debatiendo con mis compañeros todos los temas de actualidad, sobre todo mucha política», se lee en un comunicado que Luli sacó en su cuenta oficial de Instagram.

La modelo y actriz Luciana Salazar había firmado contrato para sumarse al ciclo “Polémica en el Bar” en el mes de abril, pero por la pandemia de coronavirus, debió retrasar su incorporación al programa. “No lo podía sostener más, ellos me necesitaban y yo también quería estar”, aseguró.

Luciana Salazar
Luciana Salazar, firmando el contrato con la producción de Polémica en el Bar.

“Todo lo de la cuarentena me dio miedo”, explicó la modelo. Sin embargo, y a pesar de que aún rige en nuestro país el aislamiento obligatorio, decidió regresar a la pantalla chica. «No son momentos para perder trabajo. Somos unos privilegiados de tener trabajo, así que hice todo lo posible para poder estar”, aseguró.

A horas de su debut en el programa que produce Gustavo Sofovich, Luciana Salazar habló con Marcelo Polino en el programa que éste conduce en Radio Mitre y habló de sus expectativas por su vuelta a la televisión. Además, contó que mantiene una buena relación con Martín Redrado, su expareja, y se refirió a la posibilidad de darle un hermanito a su hija Matilda.

Con respecto al vínculo con el reconocido economista, Luli aseguró: “si él quiere ver a Matilda, si me lo pide, por supuesto que puede. Pero ya les digo, por respeto a mi hija, prefiero no hablar. Ella está feliz, es un tema resuelto y quedamos muy bien entre nosotros”.

Además, la modelo indicó que le “encantaría” volver a ser madre, pero admitió que es muy difícil. “Tendría que poder darle sola el mismo nivel de vida que le estoy dando a Matilda. Salvo que me case, o esté en una relación, no tendría un hermanito para Matilda ahora. Ser madre soltera no es fácil. Me gusta educarla sola, eso es lo único bueno”, consideró.

Por otro lado, contó que la pequeña Matilda, que ya tiene dos años y medio, “está muy bien”. “Ella tiene jardín, pero quiere salir”, contó, haciendo referencia a cómo transita la cuarentena su hija en la casa que comparten en Nordelta, en donde se instalaron junto a los padres de Luciana unos días antes de que se decretara el aislamiento. «(Matilda) se pone a llorar y me angustia. Necesita sociabilizar. El otro día mi mamá la llevó al supermercado y cuando vio una nena se desesperó”, relató la modelo.

Promo Luli Salazar