Desde el 2006 que debutó «Bailando por un sueño«; siempre fue el público quién eliminó a las parejas en competencia. Los próximos días se verá por primera vez una metodología muy original.

Los 16 finalistas (sin la pareja que quede eliminada en el merengue); se batirán a duelo. En primera instancia, habrá ocho cruces. La pareja con mayor cantidad de puntos en el año, se enfrentarán con el que menos tenga, y así sucesivamente.

En la siguiente instancia quedarán ocho parejas, y habrá cuatro duelos. En la siguiente etapa dos duelos, hasta que finalmente el jurado de manera inédita, elegirá quiénes se van del concurso. El ritmo a elegir será libre, con la única condición que no sumen a otras personas al baile.