«Él estaba en una óptica frente al Hospital Alemán, se quiso levantar de una silla, trastabilló y eso hizo que se quiebre la cadera. Lamentablemente el hueso ya estaba viejo, tiene 83 años… aunque tiene un aguante que es genial», contó su hijo Federico sobre su padre el cómico Tristan en «Confrontados» de Canal 9.

«Está de buen humor, quiere levantarse y hacer de todo, pero no puede. No toma dimensión de que si se mueve, se parte en dos pedazos” agregó. Recordemos que el actor se encontraba preparando la temporada de verano con sus actuaciones.