Diego Santilli se refirió a la organización y desmanes ocurridos en el funeral de Diego Armando Maradona. 

Diego Santilli, vicejefe de Gobierno por la ciudad de Buenos Aires, explicó que la organización del velatorio de Diego Armando Maradona ocurrido en el día de ayer en la Casa de Gobierno “la llevaba adelante el Gobierno nacional” y defendió el accionar de la Policía porteña, al afirmar que la misma «interrumpió la violencia».

Santilli

Santilli dialogó con La Red y planteó que se “había dispuesto un comando organizado que lideraba las fuerzas nacionales y, luego, distintos anillos de seguridad. Así empezamos a trabajar y, después, aparecieron desbordes con algunos violentos”.

Luego aclaró que al gobierno local se informó “antes de ayer a la tarde que se iba a realizar el velatorio en la Casa Rosada y que la organización la llevaba adelante el Gobierno nacional, y nos preguntaron si estábamos dispuestos a colaborar, y dijimos que sí, como siempre”.

“Nos pidieron la interrupción de la cola a la altura de la (avenida) 9 de julio, para que los que estuvieran desde allí hasta la Rosada lo pudieran despedir, y que el resto lo pudiera despedir cuando se iba trasladando el cuerpo”, continuó el funcionario.

Para Santilli, la Policía de la Ciudad “interrumpió la violencia” y agregó: “Imaginate lo que hubiera pasado si nos hubiéramos retirado de 9 de julio y Avenida de Mayo”. Teniendo en cuenta la cantidad de gente que podía llegar a asistir, consideró que «era un velatorio para más de un día«.

«Es la única manera que tenés de despedirlo en paz y tranquilidad”, agregó el funcionario, y agregó que fue una lástima que “los argentinos no hayamos podido despedir a una leyenda con tranquilidad”.

Sobre el tuit del ministro del Interior, Eduardo «Wado» de Pedro, quien les pidió a las autoridades porteñas que frenaran la represión, Santilli aseguró que está escrito “desde la política, porque no puede desconocer quién organizaba el evento, dónde y no reconocer que estábamos colaborando y hablando con las fuerzas de seguridad. Cuando uno toma este tipo de decisiones, debe saber que hay un millón de personas y cada uno tiene que hacerse responsable”, cerró.