El presidente Alberto Fernández participó hoy en Casa Rosada de la despedida de Diego Armando Maradona, en medio de un clima de profunda emoción, y colocó sobre el féretro una camiseta de Argentinos Juniors y pañuelos de Abuelas y Madres de Plaza de Mayo

Acompañado por la primera dama, Fabiola Yáñez, que entregó un ramo de rosas rojas, y el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello, el presidente Alberto Fernández arribó poco antes de las 11:00 a la sede gubernamental, con un traje y corbata negras en señal de luto por la muerte del astro del fútbol.

El mandatario nacional ingresó por la explanada de Balcarce 50, donde lo esperaban el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y varios de sus ministros. En el Salón de los Bustos, Fernández se abrazó con el periodista «Tití» Fernández, y luego subió a su despacho.

Primero saludó con un sentido abrazo a la exesposa del «Diez», Claudia Villafañe, y dos de sus hijas, Dalma y Giannina, además de otros familiares y allegados presentes.

Allí, acompañado por el presidente de Argentinos Juniors, Cristian Malaspina, y el actual entrenador del primer equipo masculino del «Bicho» Diego Dabove, también colocaron una camiseta del club de La Paternal con el número 10 y el apellido Maradona sobre el féretro, donde ya estaban la de su despedida como futbolista con los colores de Boca y la del campeón del mundo de 1986 con la Selección argentina. También el presidente ubicó sobre el cajón dos pañuelos blancos de Madres de Plaza de Mayo y Abuelas.

La despedida de Alberto Fernández al astro del fútbol mundial

Entre los ministros que asistieron a la despedida estuvieron Matías Lammens (Turismo y Deportes), Felipe Solá (Relaciones Exteriores), Daniel Arroyo (Desarrollo Social), Matías Kulfas (Desarrollo Productivo), Mario Meoni (Transporte) y Ginés González García (Salud), como también el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz.

Además se encontraba un grupo de diputados del oficialismo; el ministro de Desarrollo bonaerense, Andrés «Cuervo» Larroque; el arzobispo de Buenos Aires, Mario Poli, y ex compañeros de Maradona en el mítico equipo juvenil de los «Cebollitas».

La secuencia del presidente abrazando a la exexposa de Maradona y sus hijas y colocando la camiseta de Argentinos fue trasmitida por los canales con unos minutos de demora, en «falso vivo», a fin de editar las imágenes y evitar que aparecieran los acongojados rostros de la familia del «Diez».

El jefe de Estado permaneció algo más de media hora frente al féretro y al retirarse a su despacho saludó e intercambió unas palabras con el músico «Juanse», ex líder de los Ratones Paranoicos.