En una conferencia de prensa, el presidente comunicó la decisión, que fue tomada luego de reunirse con los gobernadores de las provincias esta tarde.

A raíz de la pandemia mundial de Coronavirus (COVID-19), que en nuestro país ya cuenta con 97 infectados y 3 fallecidos, el presidente de la Nación Argentina, Alberto Fernández, tomó la decisión junto a los gobernadores de las provincias de decretar la cuarentena total y obligatoria desde las 00 horas del día de mañana, 20 de marzo, hasta el próximo martes 31 de marzo a las 24 horas inclusive. La medida busca evitar que el virus se siga propagando y amenizar el pico del brote, mientras se sigue trabajando en los centros de salud con los testeos y la detección del virus para frenar nuevos contagios.

«Después de tener una larga reunión con los gobernadores, hemos tomado una decisión: dictar un Decreto de Necesidad y urgencia. A partir de las 00 horas de mañana, todos los argentinos deberán someterse al aislamiento social preventivo y obligatorio. Esto quiere decir que a partir de ese momento nadie puede moverse de su residencia, todos tienen que quedarse en sus casas. Es hora de que comprendamos que estamos cuidando la salud de los argentinos. Esta medida la hemos dictado ahora, tratando de que los efectos sobre la economía sean lo menos dañinos posibles», comenzó Fernández.

En vistas de hacer esto posible, el feriado del 2 de abril será trasladado al 31 de marzo y el 30 de marzo fue decretado feriado puente con el objetivo de que los argentinos se queden en sus casas. Sin embargo, estará permitido salir a comprar elementos necesarios y hacer compras en las negocios de cercanías. Fernández aseguró que «la prefectura, la gendarmería y las policías federal y provinciales estarán controlando quién circula por las calles. Quien no pueda explicar qué está haciendo en la calle, se verá sometido a las sanciones del Código Penal«.

«Vamos a ser absolutamente inflexibles. Es una medida excepcional que dictamos en un momento excepcional, pero absolutamente dentro de lo que el marco de la democracia permite. Nos hemos propuesto tratar de evitar que el ritmo del contagio se acelere de tal modo que el sistema sanitario argentino no lo pueda detener. Manteniendo distancia entre nosotros y teniendo los cuidados necesarios, vamos a permitir que el virus se propague más lentamente para que el sistema sanitario argentino pueda hacer frente a ellos», continuó el presidente de la Nación.

Quienes trabajan en los gobiernos nacionales, provinciales y municipales y quienes trabajen en las áreas de producción de alimentos, fármacos, petróleo, estaciones de servicio y gasoil se encontrarán exceptuados de la medida de aislamiento obligatorio. Además, Fernández aseguró que en los próximos días serán anunciadas una serie de medidas para aliviar a los autónomos y monotributistas, que se ven severamente afectados por la falta de movimiento comercial.

«Confío que no haya irresponsables que en lugar de estar en cuarentena estén paseando por la costa. Quiero decirle a todos que vamos a ser muy severos con quienes no respeten el aislamiento total que estamos planteando«, disparó Fernández. «Estamos preparados para hacer frente a esto que nos ha tocado, que es lo que le ha tocado a todo el mundo. Hemos tenido la suerte de que en este continente la pandemia llegó más tarde y nos dio más tiempo para prepararnos. Pero nada tiene sentido si los argentinos y las argentinas no hacen su parte. Estamos trabajando codo a codo con el gobernador de la Provincia de Buenos Aires y con el jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, donde está el mayor foco», concluyó.

El Coronavirus ya cuenta con 243.000 casos de contagio en 169 países del mundo, la mayoría en el país de China, donde ya se registraron 3.249 muertes. La cifra de muertes a causa del COVID-19 en todo el mundo ya supera los 9.700, y la de los recuperados, los 84.942. Fuera de China, Italia es el país que cuenta con más casos.