Desde el búnker del Frente de Todos, el nuevo presidente electo habló de las dificultades a superar a partir del 10 de Diciembre.

Alrededor de las 10 de la noche de ayer, el presidente Mauricio Macri reconoció su derrota en las elecciones y en el búnker del Frente de Todos comenzaron los festejos. Entre música, abrazos y lágrimas, el equipo ganador salió al escenario para agradecer a los votantes. El primero en hablar fue Axel Kicillof, que arrasó en la Provincia de Buenos Aires, impidiendo la reelección de María Eugenia Vidal. Luego habló la vicepresidenta electa Cristina Fernández, y por último Alberto Fernández tomó la palabra.

«Mañana me reuniré con Macri para ver cómo transitamos esta etapa sabiendo que el presidente es él. De aquí en adelante sólo nos queda cumplir con lo prometido y ojalá nuestros opositores sean conscientes de lo que han dejado y nos ayuden a reconstruir las cenizas», comenzó el presidente electo por el Frente de Todos. «Gracias por el compromiso para construir una Argentina más igualitaria. Estoy seguro de que ése es el mandato de los que nos votaron. Éste es el Frente de Todos. Los tiempos que vienen no son fáciles», se apresuró a aclarar.

En referencia al aniversario de la muerte del ex presidente Néstor Kirchner, Fernández también agregó antes de finalizar su discurso: «Gracias, Néstor, donde estés. De aquí en adelante sólo nos queda cumplir con lo comprometido y cada palabra fue un compromiso ético con cada uno. Vamos a hacer todo lo que haga falta para revertir la situación que vive la Argentina. Y ojalá que quienes sean nuestros opositores en estos cuatro años sean conscientes de lo que han dejado y nos ayuden a reconstruir las cenizas. Recuérdenlo: vamos a ser la Argentina que nos merecemos. Vamos a volver el país que soñaron nuestros mayores. Vamos a hacerlo todos y todas», disparó entre aplausos mientras el público cantaba «Néstor no se murió, Néstor vive en el pueblo».