El presidente Alberto Fernández recordó detalles de su relación con Kirchner en el libro «Néstor, el hombre que cambió todo», de Jorge ‘Topo’ Devoto.

En el libro que publica la editorial Planeta a pocos días de cumplirse 10 años de la muerte del exmandatario Néstor Kirchner, el presidente Alberto Fernández escribe un capítulo titulado Mi historia con Néstor Kirchner, el mejor presidente que tuvo la democracia”, publicado hoy por el sitio Infobae.

En el texto completo, Jorge «Topo» Devoto reúne historias personales, anécdotas políticas, estrategias compartidas, recuerdos y escenas desconocidas de la vida del dirigente peronista santacruceño.

«Para mí, Néstor fue el mejor presidente que tuvo la democracia. Cuando asumí la presidencia, muchos me preguntaron qué me gustaría decirle. Le diría: «Volvamos a hacerlo, pero ahora ayudame vos»», cierra el capítulo escrito por Fernández.

En su artículo, el presidente destacó que Kirchner «fue un tipo de una capacidad política y de gestión excepcional», y remarcó tres hitos que marcaron su gestión: «la reformulación de la Corte y la Justicia, los derechos humanos, y el tema de la deuda vinculado a la producción y el empleo».

«Néstor sostuvo muy bien la convivencia democrática. Esquivó muchas de las confrontaciones, buscó la máxima unidad posible entre quienes impulsan un país para que pueda crecer con inclusión. Pudo romper la barrera del peronismo con la transversalidad, durante toda su gestión pudo construir junto a gran parte del radicalismo. Y eso funcionó bien hasta la 125″, recordó el presidente.

También recuerda la última vez que habló con él: «nunca olvidaré la última vez que hablamos. Néstor había participado en un acto en el Luna Park organizado por los jóvenes. Lo vi muy cansado, lo llamé y le dije que por favor se cuidara. Me respondió que no cayera en las operaciones de la prensa, que querían mostrarlo débil. Le dije que yo lo había visto y que sí era importante que se cuidara», escribió.

«El 27 de octubre del 2010 me enteré temprano en la mañana que nos había dejado. Me invadió una enorme tristeza, una enorme desorientación. Recuerdo que salí de mi casa y conduje sin destino por el bajo, de ida y vuelta a ninguna parte. A la tarde fui a la Casa Rosada, solo quería rezarle un padrenuestro. Y esa fue mi despedida», sostuvo el jefe de Estado.

En el texto, Fernández repasa su encuentro inicial con Kirchner en 1996, la colaboración en la campaña presidencial de Eduardo Duhalde de 1999, la conformación de un grupo de peronistas en disidencia con el menemismo llamado Grupo Calafate y la gestión durante la presidencia donde fue jefe de Gabinete de Kirchner.

El capítulo se inicia recordando el momento en que conoció al entonces gobernador de Santa Cruz: «‘Kirchner te quiere conocer’, me dijo Eduardo Valdés».

«Esa primera reunión puso en evidencia nuestras muchas coincidencias. Sentí que Néstor era el político que yo buscaba, y él sintió que yo podía ayudarlo. Hablamos de todos los temas hasta la una y media de la mañana. Él era crítico de las políticas excluyentes del menemismo», recordó.

Sobre el inicio de la relación entre ambos, indicó: «desde ese día, de allí en más, cada vez que viajaba a Buenos Aires siempre me llamaba para almorzar, cenar o tan solo para compartir un café y una charla».

En un pasaje del artículo, el primer mandatario señaló que antes de que Kirchner sea el candidato a presidente en 2003 avalado por Duhalde habían hecho encuestas y la única opción para crecer era un pacto político con la diputada del ARI, Elisa Carrió.

«Las encuestas mostraban que si nos uníamos al puntano, solo funcionaría si Néstor era el candidato a presidente. Porque si era Rodríguez Saá, todos nuestros votos se irían con Carrió, que representaba un voto progresista en aquel momento. Entonces, Néstor me dice que la única opción era hablar con Carrió», precisó.