El Presidente Alberto Fernández encabezó el acto en donde el Gobierno incluyó a un millón de niños, niñas y adolescentes, aproximadamente, al beneficio mensual de la Asignación Universal por Hijo (AUH).

Fernández firmó esta tarde en la residencia de Olivos un decreto que permitirá incorporar a la Asignación Universal por Hijo (AUH) a más de un millón de niños, niñas y adolescentes que no tienen cobertura por parte del Estado, para lo cual se destinará una inversión de 30.000 millones de pesos.

«Se cumplen 11 años de lo que creo que fue algo revolucionario en la seguridad social en la Argentina, fue la primera vez que un plan se universalizó para proteger a los chicos más desprotegidos, y ese plan ha funcionado muy bien llegando a los que más lo necesitan», expresó el presidente, acompañado por la directora Ejecutiva de la Anses, Fernanda Raverta.

Con esta decisión, se darán por cumplidas, de forma extraordinaria, las condiciones para que más de 3,2 millones de chicos y chicas sigan estando cubiertos por el Estado Nacional.

«Nuestra preocupación es entender la situación de esas familias y ver de qué modo podemos seguir extendiéndoles la mano que el Estado debe tenderles», declaró Fernández y subrayó que, «a instancias del trabajo de la Anses», lo primero que se decidió fue llevar «tranquilidad» a quienes no pudieron cumplir con los requisitos que la AUH impone a los padres por el impacto de la pandemia de coronavirus.

Garantizó que el Estado les dará «tiempo para regularizar eso y mientras tanto seguirán cubiertos por la asignación».

El presidente advirtió además sobre «la existencia de muchos argentinos indocumentados» y que, por esa razón, esos padres no pudieron acceder al beneficio. «Primero les dimos los documentos para integrarlos a la sociedad de la que son parte y ahora les damos los derechos que tienen como parte de esa sociedad. Celebro que todo esto ocurra hoy, cuando se cumplen 11 años del día en que Cristina (Fernández de Kirchner) impulsó la AUH», afirmó Fernández.

Por otro lado, pidió tener en cuenta que existe alrededor de un 50 por ciento de niños menores de 14 años en la pobreza. «Ahí es cuando uno toma dimensión de la importancia de esta asignación», señaló el Presidente.

Que es la Asignación Universal por hijo (AUH)

La AUH fue creada el 30 de octubre de 2009, durante la presidencia de la actual vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, es una asignación mensual por los hijos menores de 18 años que cobra uno solo de los padres, priorizando a la madre, y que actualmente tiene unos 4 millones de beneficiarios.

Inicialmente era otorgado a las familias que tuvieran hasta cinco hijos, pero ahora fue ampliada esa protección social y se eliminó ese tope en la cantidad de niños y adolescentes a cargo.

La decisión fue tomada por el Gobierno luego de un estudio exhaustivo de entrecruzado de datos, realizado por la Anses, el organismo estatal encargado de la protección a los jubilados y pensionados y a los sectores vulnerables.

En la Argentina existen aproximadamente un millón de niños, niñas y adolescentes que se encuentran por fuera del sistema de la seguridad social y hasta el momento la Anses pudo elaborar un registro que ya permitió identificar a 723.987 de ese total.

La AUH le corresponde al padre o madre que viva con los menores y que esté encuadrado en alguna de las siguientes situaciones: desocupados/as, trabajadores/as no registrados/as (sin aportes); trabajador o trabajadora del servicio doméstico; monotributistas sociales, y los inscriptos en los programas Hacemos Futuro, Manos a la Obra y otros programas de Trabajo.

En tanto, el padre o la madre a cargo puede cobrar directamente sin contar con el consentimiento del otro, presentando el Formulario de cobro de Asignaciones Familiares.

Los requisitos para los padres e hijos establecidos por la Anses son: ser argentinos, residir en el país y tener DNI. Si se trata de extranjeros o naturalizados deben al menos tener tres años de residencia y DNI. Por otra parte, los hijos deben ser solteros y menores de 18 años, excepto aquellos con alguna discapacidad para quienes no hay límite de edad.