En el marco de unas problemáticas elecciones presidenciales, el mandatario convocó a una movilización pacífica para defender la democracia.

Esta mañana, Evo Morales, presidente de Bolivia, brindó una conferencia de prensa en el marco de las violentas protestas que están teniendo lugar en todo el país a raíz del proceso electoral, y denunció que la derecha boliviana con apoyo internacional está liderando un golpe en su contra. Ante esta situación, decretó el estado de emergencia.

«Ganamos con más de medio millón de votos. Es un gran triunfo», volvió a asegurar el mandatario, que habría ganado las elecciones en primera vuelta. Sin embargo, su principal opositor, Carlos Mesa, asegura que hay balotaje. Los resultados finales aún no se conocen, ya que debido a varios incidentes el Tribunal Supremo Electoral tuvo que suspender el recuento de votos. Evo denunció que el conteo no pudo realizarse porque algunas instituciones fueron atacadas y quemadas, y no porque se trate de un fraude, como quiere instalar la oposición.

«No estamos en tiempos de colonia. Llamo a mis compañeros a organizarse, a prepararse para defender la democracia», agregó. También señaló: «entiendo la desesperación de la derecha boliviana que no quiere reconocer el triunfo del voto indígena como en el pasado. Pero desconocer el voto indígena es volver al racismo».

Sus declaraciones se dieron en el marco de un paro nacional e indefinido que está teniendo lugar en varias zonas del país. Evo llamó a una movilización pacífica para defender la democracia y hacerle frente a las fuertes acusaciones en su contra que le endilga la oposición.

La situación en Bolivia no deja de hacerse eco en las redes sociales de los usuarios de Argentina, quienes se muestran muy preocupados por el país hermano.