El gobierno de Arcioni en Chubut presentó un plan de ajuste bajo el nombre de «Reforma estructural del Estado»

El gobernador de Chubut, Mariano Arcioni con el aval del ministro de Economía provincial, Oscar Antonena, avanza en el plan de ajuste. La «Reforma estructural del Estado» consta de un paquete de medidas que aplican entre otras cosas el congelamiento de salarios por 180 días.

Esta medida generó un gran rechazo por los empleados y gremios de la provincia de Chubut. Quienes denuncian el pago escalonado de sueldos, como también el vaciamiento de los presupuestos para salud, educación e infraestructura. Los trabajadores de la provincia, denuncian además el incumplimiento de las cláusulas gatillos. Como también la deuda del medio aguinaldo de diciembre que se abonó en de enero y el sueldo de diciembre que todavía no se pagó.

El ministro de Economía, Oscar Antonena, presentó a través de una conferencia de prensa el plan de ajuste nombrado como «Reforma estructural del Estado». El ministro estuvo acompañado también por José Grazzini, ministro de Gobierno, Oscar Relly el Secretario General y Andrés Meizner, ministro de Educación.

La conferencia de prensa del ministro:

Antonena aseguró en su discurso: «este tiempo en la historia de nuestra provincia nos encuentra en una situación aguda en las finanzas que obliga a plantear una reestructuración». Luego brindó un análisis sobre estado en el que se encuentra la provincia en términos económicos. En ese sentido informó que el déficit para el ejercicio 2020 asciende a 22 mil millones, y explicó que eso implica un 40% de los ingresos totales de la provincia.

Por otro lado declaró: «Si la provincia lograra diferir todas las obligaciones por pago por servicios de deuda, bonos, letras y anticipos del Banco del Chubut mantendría un déficit de unos 13 mil millones. En este escenario, el gasto en salarios y jubilaciones propios del ejercicio, seguiría en niveles insostenibles […] la provincia de Chubut enfrenta un problema estructural tan extremo, en términos de su masa salarial, que ya no solo le impide funcionar normalmente e invertir en infraestructura sino que le impide seguir endeudándose para pagar el salario y las jubilaciones, aun manteniéndolos sin ajustar durante todo 2020 y logrando despejar todos los pagos de deuda durante el ejercicio»

Finalmente aseguró que «cabe aclarar que lo anterior ha puesto en estado crítico la solvencia intertemporal de la provincia. Y no exactamente por un monto alto de la deuda».