Para algunos sectores opositores, el aumento otorgado por el Gobierno a los trabajadores del sector privado, de de $3320 a pagar en dos cuotas, tiene gusto a poco.

El ministro de trabajo, Claudio Moroni, comunicó la medida impulsada por Alberto Fernández, que implica un incremento salarial de hasta 4 mil pesos (en bruto), que será pagado en dos cuotas. Además, se abonará antes de las paritarias. La propuesta fue criticada por distintos sectores de la oposición, principalmente por los de izquierda.

Quienes se encuentran incluidos en el aumento son aquellos que trabajan en el sector privado, que según el gobierno, son un millón trescientos mil empleados. Sin embargo, los del sector público, que en el último año perdieron el 33% de su salario, deberán esperar a la semana que viene para ajustarlo. De la misma forma sucede con los rurales y las trabajadoreas domésticas. En cuanto a las últimas, el comunicado expresa que «se evaluará la posibilidad de instrumentar medidas tendientes a contemplar la situación de dichos trabajadores»

El aumento se pagará en dos cuotas: una en enero de tres mil y la otra en febrero, de mil; dando así el total de cuatro mil. Como estos aumentos son un monto fijo remunerativo, la primer cuota sería de $2490 y la segunda de $3320.

Este aumento será, además, a cuenta de los futuros ajustes paritarios, por lo cual se sostiene que no es un bono sino que es un aumento que se mantendrá. El motivo final será la recuperación o no, y está atado al resultado de las negociaciones de los sindicatos. Mientras tanto el Gobierno confirmó eximir que las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas paguen cargas patronales por el plazo de 3 meses.

Desde la oposición se critica esta medida ya que se alega que el Gobierno quiere tomar recursos para demostrar la voluntad de pago, pero que todos esos esfuerzos son para pagar la deuda. Además sostienen que con la Ley de Solidaridad, quienes mas aportan son los jubilados y sin embargo los bancos no aportan un peso.

Alberto Fernández por su parte habló sobre las paritarias y declaró: «Queremos que las paritarias funcionen. Estamos tratando de garantizar un aumento mínimo con el fin de lo que los empresarios no vuelvan a abusarse de los que trabajan. Pero también hay que pedir a los que trabajan que tengan en cuenta la situación. No hagamos pedidos desmedidos, todo repercute sobre la economía»