El oficialismo consiguió aprobar el nombramiento, por 47 votos contra 21, y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner tomó juramento a la abogada especialista en niñez, Marisa Graham como la Primera  Defensora Nacional de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes y a los defensores adjuntos, en la misma sesión extraordinaria en la que se aprobó su pliego.

El Senado aprobó hoy la designación  en una sesión extraordinaria e histórica, en la que las posiciones en favor y en contra del aborto fueron el telón de fondo del debate como consecuencia de la postura pública de la funcionaria en favor de legalizar la interrupción voluntaria del embarazo.

Las posiciones en favor y en contra del aborto marcaron la discusión durante la sesión que condujo la vicepresidenta Fernández de Kirchner, en lo que funcionó como antesala de lo que podría ser un nuevo debate sobre la legalización de la interrupción del embarazo, previsto para este año, en el Congreso.

El tratamiento en el recinto de la nominación de Graham volvió a poner al descubierto, incluso, las discrepancias en el propio seno de las fuerzas políticas mayoritarias, aunque en Cambiemos fue más explícita la diferencia de opiniones a la hora de pronunciarse sobre el pliego.

Graham había recibido el aval de la comisión bicameral de la Defensoría de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes luego de atravesar concursos y exámenes entre más de 70 postulantes pero senadores de la oposición como la tucumana Elías de Pérez consideraron que el dictamen no debía ser tratado porque estaba vencido el plazo.

Con esta discusión se puso la sesión tensa ya que la vicepresidenta Fernández de Kirchner contestó que esa interpretación de los plazos era errónea y autorizó continuar con el tratamiento del dictamen.

En representación del Frente de Todos, la senadora por La Pampa Norma Durango consideró que «la Cámara de Diputados convalidó la designación» y pidió a los senadores que «no miren para otro lado porque los niños y niñas de nuestro país están esperando ser escuchados», en lo que calificó como «una deuda histórica» con la infancia.

Algunos de los senadores de Cambiemos que se expresaron a favor del nombramiento fueron Laura Rodríguez Machado, Martín Lousteau y Guadalupe Tagliaferri, mientras que otros como Mario Fiad antepusieron la posición de Graham en favor del aborto como fundamento para desistir de acompañar el pliego.

Rodríguez Machado, de PRO, pidió «superar los prejuicios y la grieta» y expresó «su respeto» al trabajo de la comisión que aprobó el dictamen.

Entre quienes defendieron el pliego se encontraban además Lucila Crexel, del Movimiento Popular Neuquino; Alberto Weretilnek, de Juntos Somos Río Negro, y los integrantes del Frente de Todos, Magdalena Solari, Mario Pais, Jorge Taiana y Beatriz Mirkin.

El cargo que ocupará Graham fue creado por la ley Integral de los derechos de las niñas, niños y adolescentes (26.061) y su función es la de velar por la protección y promoción de los derechos consagrados en la Constitución Nacional, la Convención sobre los Derechos del Niño y las leyes nacionales.

Graham, una abogada especialista en niñez que desde hace más de tres décadas trabaja en la protección de los derechos de los niños y adolescentes y que apoya el proyecto para legalizar la interrupción voluntaria del embarazo, fue elegida entre más de 70 postulantes luego de un proceso de selección impulsado por la comisión bicameral de Defensa de los Derechos del Niño, creada en 2017.

Tras la jura, la especialista en Niñez habló con la prensa y dijo: «Fue un proceso largo y un concurso. Quiero rescatar el trabajo de la comisión bicameral. Fue un proceso inédito. La Argentina tenía una deuda con los niños, niñas y adolescentes. Estamos en un momento complejo en la actualidad y esperamos poder estar a la altura para garantizar sus derechos».