Lo anunció Jorge Capitanich, solo habrá provisión de alimentos, medicamentos, salud, combustibles y viandas escolares

El gobernador de la provincia de Chaco, Jorge Capitanich, decretó la cuarentena obligatoria y el cierre total de las fronteras de la provincia por el coronavirus. Dicha medida se tomó en el marco de la propagación del COVID-19, y es obligatoria para todos los ciudadanos.

Asimismo en la conferencia de prensa el gobernador aseguró que para poner en marcha la restricción se realizará un operativo junto a las fuerzas de seguridad. El operativo contará con el apoyo de las fuerzas federales y se utilizarán megáfonos para advertir a los vecinos que se queden en sus casas.

Capitanich además aseguró que se podrá salir a comprar productos como alimentos, combustible y fármacos. En ese sentido el gobernador insistió: «Pedimos al pueblo de la provincia del Chaco que permanezcan en sus hogares«. En este sentido comunicó que habrá «mecanismos de atención de guardias esenciales para servicios esenciales como la salud y policía provincial con sistema de compensación monetaria adicional» por dichas tareas

Este miércoles el Gobierno nacional enviará un nuevo decreto para «extremadamente restrictivos con la realización de eventos». También será para restringir la circulación, como también la suspensión de las clases con guardias para garantizar la provisión de las viandas de alumnos en zonas rurales y urbanas.