Cristina Fernández de Kirchner se presentará a las 12.30 ante el Tribunal Oral Federal 8 y pedirá la nulidad de la causa. Su exposición será apenas unas horas más tarde que los homenajes a las víctimas del atentado a la AMIA.

La Vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, se presentará este viernes al mediodía ante el Tribunal Oral Federal 8 para participar de la audiencia que se realizará por la investigación conocida como Memorándum con Irán, durante la cual pedirá la nulidad de la causa. Si bien tanto la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) como la fiscalía habían reclamado la postergación de este encuentro por diferentes motivos, los jueces optaron por mantenerlo para el mismo día, pero cambiar el horario de inicio.

En el caso de la DAIA, solicitaron pasarlo para otro momento porque coincidía con el acto aniversario por el atentado a la AMIA, mientras que el fiscal lo hizo porque no estaba toda la información que había solicitado sobre las reuniones de dos jueces de Casación con el ex presidente Mauricio Macri, sobre esto se basara Cristina Kirchner. Para las asociaciones israelitas, resultaba “absolutamente impertinente e irrespetuoso con la memoria de las víctimas” la realización de una audiencia “jurídicamente cuestionable el mismo día del acto” por la tragedia.

Sin embargo, el propio Tribunal reportó la complicación de las agendas de los tres magistrados que lo integran para poder cambiar la fecha de la audiencia. Y por eso decidió postergarla una hora: en vez de a las 11.30, comenzará a las 12.30 y será difundida vía YouTube. Además, fijó el tiempo que tendrá cada defensa para dar sus posturas: ”Las exposiciones de las partes para el día de mañana (por hoy) se limitarán al número de tres. En ese sentido, se establece, también con carácter ordenatorio del proceso, que las partes deberán en la medida de lo posible, limitar su tiempo de exposición a cuarenta y cinco minutos cada una”, se aclaró.

Luis Czyzewski y Mario Averbuch, querellantes en la causa, presentaron el jueves un escrito informando al Tribunal que no asistirían a la audiencia solicitada por Cristina Kirchner, justamente, porque se hará “el día en que se celebrará el acto en conmemoración de un nuevo aniversario del atentado terrorista”. Se prevé que la audiencia comience con la palabra de los abogados que la solicitaron por orden de llegada: Alejandro Rúa (representando a Angelina Abbona); Lucía Larrandart (por Andrés Larroque) y Carlos Beraldi (por Cristina Fernández de Kirchner).

Sin embargo, si las propias partes se ponen de acuerdo, la vicepresidenta -que estaría en la audiencia- podría arrancar con su planteo e incluso tomar el tiempo que pueda cederle el resto. Por lo pronto, como son muchas defensas, el tribunal estima que no terminará la exposición este viernes y por eso ya convocó a una segunda parte para el próximo 4 de agosto a las 9 de la mañana. La decisión fue tomada por unanimidad por los jueces Gabriela López Iñiguez, José Michilini y Daniel Obligado.

Todo sucede en el marco de la causa que nació con la denuncia del fiscal Alberto Nisman en enero de 2015. Cuatro días antes de aparecer muerto con un tiro en la cabeza en el baño de su departamento, el titular de la UFI-AMIA acusó a la entonces presidenta, a varios de sus funcionarios y a personas de su entorno de haber llevado adelante un plan de impunidad para los iraníes acusados de haber organizado el ataque a la mutual judía, de la que el domingo próximo se cumplirán 27 años.

Coronavirus: 22 muertes y 28.039 contagiados en la semana en Argentina 

El plan de impunidad, señaló Nisman, se concretó a través de la firma del Memorándum con Irán, sellado en 2013, porque entendía que ese escrito tenía como finalidad hacer caer las alertas rojas de Interpol que impedían a los iraníes circular por el mundo. Lo cierto es que inicialmente la denuncia de Nisman fue desestimada por el juez Daniel Rafecas, que rechazó la existencia de delito. La Cámara Federal ratificó su criterio. Pero en 2016 la Cámara Federal de Casación decidió reabrir esa denuncia con prueba que había presentado la comunidad judía.

El caso terminó en manos del entonces juez Claudio Bonadio, quien en diciembre de 2017 ordenó procesamientos y prisiones preventivas para la ya ex presidenta y senadora electa, el excanciller Héctor Timerman (quien falleció hace algunos años), el exsecretario legal y técnico Carlos Zannini (que no estaba en la denuncia original de Nisman) y el expiquetero Luis D’Elía, a quien se sindicó como el nexo de las conversaciones con los iraníes.

Desde entonces, el caso se prepara llegar a juicio oral. De hecho, el año pasado, los jueces habían fijado la lista de testigos -entre los que estaba el exespía Antonio Stiuso– para desfilar en el proceso. A Ronald Noble, extitular de Interpol, el Tribunal lo convocó como testigo, como habían solicitado las defensas y la fiscalía, y ante la oposición de los dos familiares de víctimas de la AMIA presentados como víctimas, quienes sostienen que Noble es un imputado.