El objetivo es que los planes «Haciendo Futuro» y del salario social complementario adquieran un sentido productivo.

Para darle impulso a la economía popular, el ministerio que conduce Daniel Arroyo formará cooperativas en las áreas de construcción, textil, producción de alimentos, reciclado y cuidado para cambiar la contraprestación de los planes sociales. La idea es que antes de fin de año estén creadas las cuadrillas que mejoren las instalaciones de los clubes de barrio, iniciativa que tuvo buenos resultados en el pasado. También se busca avanzar en el fortalecimiento de los jardines maternales y otros espacios similares.

La iniciativa afectará a alrededor de cinco millones de trabajadores informales, y de su implementación estarán a cargo Emilio Pérsico, del Movimiento Evita, quien fue designado por Arroyo como secretario de Economía Social, y Daniel Menéndez, de Somos Barrios de Pie, ahora subsecretario de Promoción de la Economía Social. Para reactivar las cooperativas, Desarrollo Social destinará un refuerzo de 30 mil millones de pesos durante este año.

El presidente Alberto Fernández también adelantó que se buscará brindar reconocimiento de derechos laborales a quienes cobran el salario social complementario, ya que en la actualidad hay trabajadores de la economía social que llevan más de 20 años en cooperativas pero aún no cuentan con la posibilidad de acceder a una obra social y a contar con aportes jubilatorios cuando alcanzan la edad establecida por ley.