«Estados Unidos aplaude al pueblo boliviano por exigir libertad y a los militares bolivianos por cumplir con su juramento no sólo a una persona, sino a la Constitución de Bolivia», señaló la Casa Blanca en un comunicado tras la renuncia de Evo Morales en el marco de un golpe de estado.

«Estos acontecimientos envían una fuerte señal a los regímenes ilegítimos de Venezuela y Nicaragua de que la democracia y la voluntad del pueblo siempre prevalecerán. Ahora estamos un paso más cerca de un hemisferio occidental completamente democrático, próspero y libre», continuó el texto que, además, concluye: «Ahora estamos un paso más cerca de un hemisferio occidental completamente democrático, próspero y libre».

Asimismo, Donald Trump exigió que cesen los disturbios en la embajada estadounidense en Bolivia: «Hacemos un llamado a todos los involucrados en esta circunstancia, o en cualquier situación de disturbios en cualquier lugar, para que respeten esa inviolabilidad”, pidió el Departamento de Estado.