Una serie de mails encontrados en la AFI dan cuenta de que el propio ex presidente participaba de las reuniones convocadas por Peña para coordinar las causas judiciales contra opositores.

El espionaje ilegal durante la gestión de Mauricio Macri sigue arrojando innumerable cantidad de datos y pruebas que complican cada vez más al ex presidente y a su grupo de colaboradores más cercanos. Un total de 18 correos electrónicos hallados en la secretaría privada de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) ofrece una suerte de imagen de la llamada “mesa judicial” que operó durante el gobierno de Cambiemos para desplegar su influencia en causas judiciales, además de poner y sacar jueces y fiscales a gusto. Las invitaciones provenían del ex jefe de gabinete, Marcos Peña –a veces incluso con una tarjeta adjunta–, y en algunos casos se anunciaba especialmente la presencia de Mauricio Macri en el cónclave.

Los correos electrónicos hallados en la secretaría de la AFI fueron publicados por Página 12, y en ellos se puede leer un encabezado que se repite en la mayoría de los mails que reza: “Invitación coordinación de Justicia”. Los mails se tratan de convocatorias a reuniones entre el 15 de noviembre de 2017 y el 28 de enero de 2019. ¿A quién le llegaban? A las secretarías privadas del ministerio de Justicia, que encabezaba Germán Garavano, a la del ex titular de la AFI, Gustavo Arribas, al exjefe de asesores de Presidencia, José Torello, y al ex secretario de Legal y Técnica, Pablo Clusellas. Todo lo encontrado fue entregado por la interventora de la AFI, Cristina Caamaño, a la Comisión Bicameral del Congreso que fiscaliza las actividades y organismos de inteligencia.

También aparecieron ocho direcciones de correo entre las que se distribuía el mensaje. Habrá que determinar luego a las casillas de quién o de qué dependencia pertenecen aquellas que aún no fueron identificadas. La llamada “mesa judicial”, además, habría sido más amplia y habría incluido otros nombres, como Juan Bautista Mahiques, quien fue representante del Poder Ejecutivo en el Consejo de la Magistratura, el ex procurador del Tesoro Bernardo, Saravia Frías, y operadores como Fabián “Pepín” Rodríguez Simón y el ex presidente de Boca, Daniel Angelici. De hecho, todos ellos están siendo investigados en la causa que tiene a cargo el juez Sebastián Ramos, pero se encuentra delegada en el fiscal González.

Los tres aspectos más llamativos de los mails de “coordinación de justicia”

  • La existencia de un comando conjunto que coordinó jugadas en la justicia, armado de causas falsas, operaciones de inteligencia, y grabaciones clandestinas; es decir, el uso del aparato político, judicial y mediático contra la oposición.
  • Quien convocaba a las reuniones era Marcos Peña, ex Jefe de Gabinete de Mauricio Macri. En alguna ocasión se informó sobre la suspensión del encuentro porque Arribas y Torello estarían de viaje, pero luego hubo una marcha atrás porque el ex titular de la AFI podría concurrir y, al parecer, su presencia se consideraba fundamental. Otro correo pedía especial atención porque en la reunión prevista estaría presente Mauricio Macri, quien también está denunciado penalmente.
  • Es probable que, además de ser más amplia de lo que reflejan los correos, la “mesa judicial” haya operado desde antes en el tiempo. En 2017, momento en el que se sitúan los primeros mensajes, la mesa fue clave en la ofensiva que desató el macrismo en sociedad con el Poder Judicial contra la oposición política y en particular contra la ex Presidenta y actual Vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Fue, además, el año de la renuncia de la ex Procuradora Alejandra Gils Carbó. Fue también el año de la destitución del camarista Eduardo Freiler. Y el de la “doctrina Irurzun” que facilitó las detenciones de unas 70 personas, muchos ex funcionarios y empresarios, y la ingeniería para promover la existencia de “arrepentidos”.

Con el tiempo vendrían otras maniobras y formas de presión para sacar del camino a otros camaristas, como Jorge Ballestero y Eduardo Farah, y presionar -entre otros- a Alejo Ramos Padilla, quien investigó las maniobras de Marcelo D’Alessio y una banda de la AFI, y la fiscal Gabriela Boquin, quien denunció el intento de licuar la deuda del Correo de los Macri.

Los ataques a jueces laborales también fueron parte de ese escenario. Uno de ellos, el camarista Luis Raffaghelli, presentaría pronto las respuestas de su declaración testimonial ante el fiscal González. «Teníamos la espada de Damocles sobre el cuello», dijo Raffaghelli en la Radio 750.

El resumen del papel de la mesa judicial figura en la ampliación de la denuncia que hicieron los diputados y senadores del Frente de Todos: “Macri creó la mesa judicial y es el primer responsable de su existencia y del sistema de cooptación violenta del sistema judicial que se desarrolló”. En ese marco, los denunciantes detallaron que “la mesa judicial de Cambiemos operaba como una fuerza de tareas ilegal, al margen de toda institucionalidad, que en función del cumplimiento de sus fines dispuso de todos los resortes de la administración pública para alcanzar sus objetivos ilegales».

El fiscal Ramiro González que lleva adelante la causa pedirá el material para incorporarlo al expediente donde investiga si el grupo en cuestión cometió delitos, según informaron allegados al caso.