El presidente Alberto Fernández encabezó hoy el lanzamiento del Programa Federal “Casa Propia- Construir Futuro” para la construcción de más de 300.00 viviendas.

El presidente Alberto Fernández aseguró hoy que la pandemia por coronavirus permitió al Gobierno «hacer las cosas de otro modo, revisar lo que se ha hecho y hacer correctamente lo que se hizo mal» y condenó que en el pasado se haya construido «una Argentina dividida entre los que tienen y los que no».

«No quiero más dos Argentinas», aseveró el mandatario al encabezar este mediodía el anuncio de obras y la firma de convenios de adhesión al programa federal «Casa Propia – Construir Futuro» con cuatro municipios del sur del Gran Buenos Aires para la construcción de más de 3.000 viviendas.

En este marco, planteó que no quiere más «una Argentina dividida entre los que tienen y los que no tienen, sino una Argentina donde todos puedan desarrollarse y el Estado garantice que ocurra», sostuvo el Jefe de Estado.

«Algunos piensan que porque hablamos de este modo nos volvimos populistas. Si ser populista es pensar en el que menos tiene, soy populista. Póngame el título que se les dé la gana, pero yo seguiré preocupado por esa gente. Y eso es lo que nos pasa a todos nosotros», aseveró.

En este sentido, asumió que «la pandemia» permitió al Gobierno «hacer las cosas de otro modo, revisar lo que se ha hecho y hacer correctamente lo que se hizo mal».

«Es una cuestión de ética política que tiene todo el Gobierno», dijo el mandatario respecto a la presencia del Estado para garantizar la equidad y el acceso a las mismas oportunidades a todos los argentinos y para «darle voz a quienes no tienen voz».

El presidente, quien volvió a cuestionar el concepto de «meritocracia», también afirmó que no quiere más que «la suerte de los argentinos» dependa «del gobernante que le toque» y agradeció también a «los sectores más humildes» que fueron «los que mejor entendieron el riesgo, más se cuidaron y más ayudaron en la tarea de evitar la propagación» del coronavirus, incluso ayudando a otros que estaban peor que ellos, en alusión a los comedores y merenderos que se abrieron en los barrios más vulnerables.

Asumió además que entendieron que debían cuidarse «sin interpretar que, con las restricciones impuestas en el marco de la cuarentena como que les sacaron la libertad, sino que acompañaron silenciosamente», y citó el caso de los vecinos del barrio Azul, en Quilmes, que tuvieron dos semanas de confinamiento al inicio de la pandemia para evitar la propagación de la enfermedad y uno de los alcanzados por los anuncios de hoy.

«El Barrio Azul es una formidable inspiración en mi gobierno y me inspira permanentemente. No quiero más dos Barrios Azules; quiero uno. No quiero más dividir la suerte de los argentinos según la suerte del gobernante que les toque, quiero que todos tengan las mismas posibilidades de acceder a lo que deban acceder para poder desarrollarse», sostuvo.

Y destacó la «enorme suerte» de contar para ese objetivo con «gobernadores, intendentes y ministros» que «piensan exactamente» igual a él haciendo que esa «tarea» sea «mucho más simple».

Fernández reivindicó durante su mensaje al peronismo, al que «han matado tantas veces y sin embargo está en pie proclamando los mismos principios que lo vio nacer».

El Programa «Casa Propia – Construir Futuro» es una «política de desarrollo territorial y urbano de alcance federal y con una perspectiva integral que busca mejorar las condiciones de acceso al hábitat mediante el acceso a 264.000 soluciones habitacionales en todo el territorio nacional».

Los convenios que se suscribieron hoy incluyen la construcción de 1.250 viviendas en Quilmes, 900 en Berazategui, 300 en Avellaneda y 600 en Florencio Varela.