El presidente Alberto Fernández remarcó hoy el «sentimiento de pertenencia» que genera la Universidad de Buenos Aires (UBA) al encabezar el acto por el bicentenario de la casa de estudios

«En la UBA no sabemos cómo pensamos, ni de qué familia venimos, pero ahí adentro todos somos respetados y recibimos el mismo trato», dijo Alberto Fernández  en su mensaje en la Manzana de las Luces del centro histórico porteño, edificio histórico donde comenzó a funcionar la UBA en 1821, junto al Jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, luego de meses en donde no volvieron a compartir ni reuniones ni conferencias de prensa, como a comienzos de la pandemia, en marzo del 2020.

Desde allí, Fernández agregó que «la UBA es igualdad» y representa «la posibilidad que todos tenemos de acceder a un centro de estudios inmenso sin que nos discriminen» porque en la Universidad de Buenos Aires todos reciben el «el mismo trato»: somos respetados y podemos progresar en ese ambiente diverso», afirmó.

Para Fernández, la UBA marca también «la importancia de la educación como elemento de transformación de la sociedad» y, por ese motivo, reflexionó que no existe posibilidad de cambio en la sociedad si no es a través «de la educación».

«No hay ninguna posibilidad (de transformación) en los tiempos que vivimos si no es a través de la enseñanza y la educación», dijo Fernández, quien se graduó de abogado en la UBA y es docente de la Facultad de Derecho.

Por otra parte, Fernández destacó la «democratización y apertura» de la UBA, que es «modelo del mundo entero» y remarcó que «no es un lugar donde las ideas se fosilizan sino donde la transformación nos convoca y donde las ideas se mueven».

«Le debemos mucho a la Universidad de Buenos Aires y a la educación pública; yo sigo dando clases porque siento que le estoy pagando una deuda: en mi condición de Presidente no debo dejar de pagar esa deuda porque sin la UBA, no estaría acá, tampoco Kicillof, ni Rodríguez Larreta, Cafiero o Fernán Quirós», concluyó.

Por su parte, en su intervención durante el acto, Kicillof, también egresado de la UBA y docente, señaló que la Universidad estatal nació para una elite nacional pero luego ese «elitismo» se fue «rompiendo».

«La UBA nace como un centro científico, de formación y de ideas de la elite nacional y su fundación es un ladrillo central, pero la historia le va dando otro carácter a esta universidad: hay hitos que van rompiendo el elitismo de la UBA, como la Reforma Universitaria de 1918«, dijo.

Rodríguez Larreta, también egresado de esa casa de estudios, destacó «el compromiso, la solidaridad y el trabajo que hizo la UBA» en el contexto de pandemia «con los miles de estudiantes del área de medicina que trabajaron en los meses más difíciles con los vacunatorios, el plan detectar y los testeos».

En tanto Barbieri, decano de la alta Casa de Estudios, repasó la historia de la UBA y resaltó que «lo que querían los hombres de la Revolución de Mayo era que las nuevas generaciones pudieran formarse en las aulas de la UBA y que la clase dirigente, científica y cultural pudiera darle al país el motor de desarrollo que necesitaba».

El decano, además, anunció un «plan de refuncionalización de infraestructura para el bicentenario de la UBA», al que se llama a licitación para obras en las Facultades de Agronomía, Psicología, Farmacia y Bioquímica y Ingeniería y el Centro Cultural Rojas, que tiene «un presupuesto de entre 1200 y 1500 millones de pesos».