El presidente hizo por cadena nacional una evaluación de su gestión como presidente. Macri es el primer presidente de la historia argentina que va a reelección y no es elegido.

Mauricio Macri brindó una cadena nacional por primera vez en sus 4 años de presidencia, con un motivo particular: La despedida. En la misma hizo un repaso de su gestión como mandatario de la República Argentina. Sin embargo se lamentó por «no haber podido ofrecer mejores resultados».

En la cadena nacional dispuesta por un Decreto explicó los motivos por los cual la realizaría fuera de las fechas obligatorias. El mismo declara que «el Poder Ejecutivo Nacional, previo a la finalización del mandato presidencial establecido en el artículo 90 de la Constitución Nacional, deberá informar a la ciudadanía sobre el estado de la Nación resultante de los cuatro años de gestión». Macri utilizó la cadena nacional en un intento de hablar con los argentinos disfrazado de obligación presidencial. «La rendición de cuentas a la ciudadanía es uno de los principios fundamentales sobre los que se asienta el sistema representativo y republicano que adopta nuestra Nación como forma de gobierno» aseguró el Decreto elaborado por el gobierno saliente.

La cadena nacional no salió en vivo, sino que fue grabada y se transmitió a las 8 en punto de la noche. No fue un discurso salido de lo que nos tiene acostumbrados el actual presidente. De traje y corbata hablándole a la cámara, con el mismo estilo que los spots de campaña de Juntos por el Cambio. El mismo estuvo dividido en 6 ejes en los cuales Macri puntualizó. Sin embargo no se detuvo a hablar de pobreza, uno de los datos más preocupantes que hubo durante su gestión debido a su gran crecimiento.

Un poco forzado

El presidente saliente comenzó su discurso explicando «por única vez en estos cuatro años voy a usar la cadena nacional. Muchas personas me pidieron que hiciera una cadena para hablar de cómo recibí el país. Me parece más constructivo hacerlo ahora». Y continuó «hubo avances. Hemos valorado las instituciones. Nuestra Justicia es más independiente. Nuestra prensa es más libre. Nos integramos al mundo. Y combatimos el narcotráfico». Por otro lado elogió su propia gestión alegando que «es la primera vez en cien años que un gobierno no peronista está terminando su mandato». Sin embargo, es la primera vez que un gobierno va a reelección y pierde.

Por su parte, admitió el presidente «los resultados de las reformas económicas no llegaron a tiempo». Pero luego de ello comenzó a enumerar «logros» de su gestión. «Recibimos un país sin energía y con una infraestructura vieja. Todos esos problemas están arreglados» declara. Y agrega como logro «en 2015 pagaban el 15 por ciento del costo de su factura y hoy pagan alrededor del 80 por ciento». Donde además aseguró «es un ahorro que el próximo gobierno va a poder aprovechar».

En cuanto a la infraestructura en transporte detalló «dejamos 700 kilómetros de autopista», a pesar de esto que nombra el presidente, desde vialidad nacional los datos lo contradicen. «Todo esto lo hicimos con transparencia y sin corrupción, después de una década de corrupción. De sobreprecios y obras que nunca se terminaban», pero no hizo mención a la causa de los peajes en la cual se encuentra involucrado el Grupo Macri.

Cultura de poder y Calidad democrática:

En dicho eje el presidente mencionó «me enorgullece que hoy podamos ser más tolerantes». A pesar que durante su mandato haya habido un joven preso por tuitear una canción de cancha. E incluso luego de haber tratado como «traidores» a miembros de su equipo que abandonaron el espacio.

Además el presidente sostuvo «los argentinos sufrimos las consecuencias sobre la corrupción. Dejamos un Estado donde es más difícil robar la plata. Siempre habrá pillos y ladrones, pero el Estado tiene que poder atraparlos». A pesar de ello Laura Alonso está en un proceso judicial por encubrimiento a José Aranguren. Como también hizo referencia a los jubilados y a los niños beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo.

Economía

Cuando llegó a este eje temático el mandatario saliente puntualizó «quiero explicarles qué intentamos hacer y por qué estoy convencido que hoy estamos más preparados para crecer que hace cuatro años». Quien además agregó «nos pusimos a nosotros mismos en una situación demasiado difícil». Y añadió «vinieron los resultados de las PASO. Ese miedo al futuro nos hicieron retroceder varios casilleros» culpando nuevamente a los votantes por no elegirlo.

Además el presidente admitió «Se habló mucho en estos años sobre el crecimiento de la deuda pública y de cómo es un problema para el próximo gobierno. Ahora debemos más, es cierto», quien por lo menos reconoció el crecimiento de la deuda. Posteriormente se escudó con que el PBI que representa la deuda «no es un nivel preocupante para un país como el nuestro». Por su parte expresó «otra confusión es qué hicimos con la plata que nos dio el Fondo».

El presidente enfatizó «es cierto que tuvimos una inflación más alta, pero ordenamos las bases de nuestra economía». «Alguno de ustedes puede preguntarse ¿qué me importa todo esto si mi salario no mejora? Es cierto. Pero son condiciones para crecer. Lamento no haber podido ofrecer mejores resultados. Nos chocamos contra la misma piedra: el dólar», nuevamente excusas.

En un momento de la cadena habló sobre como defendió los Derechos humanos en la situación venezolana expresó «como hicimos en las últimas semanas». Todo esto luego de que reconociera públicamente como presidenta electa a la presidenta de facto Jeanine Áñez. «Jamás haría algo para entorpecer el trabajo del gobierno entrante. Hoy hay una alternativa sana de poder en la Argentina» aseguró en cuanto al traspaso de mando al gobierno Peronista.